Desde esta esquina

Desde esta esquina

La explicación de Eric Silva

 

Melitón Guevara Castillo

Para este momento, entre los priistas campea una emoción, un júbilo, en la medida que se van conociendo los nombres de sus precandidatos a las alcaldías como a las diputaciones locales. Los apoyos, las porras y las fotos, o selfies con los nominados, están a la orden del día. Y es en este momento, cuando solo vemos una cara del fenómeno, que recordamos una expresión: En política no entras, te meten; no te sales, te sacan.

Si bien es cierto que el poeta tiene razón cuando dice que soy, o somos, el arquitecto de nuestro propio destino, resulta que en la política, no es de que uno quiera, si no que siempre, por lo regular, hay una voluntad superior (no es Dios, pues), pero si alguien que tiene poder, que abre o cierra las puertas. Y es que, por decir, para la gubernatura, había siete anotados, pero solo uno podía ser, Baltazar Hinojosa Ochoa.

Creo que a más de uno se emocionó cuando se percató que, a lo largo y ancho de la entidad, había dos o más que levantaban la mano, para mostrar su intención de participar en un proceso de selección interna. Sin embargo, la realidad ha sido muy distinta: En partidos como el PAN y el PRI, que son los mayoritarios, la militancia partidista no ha contado… Solo la voluntad de la elite que domina al partido y sus decisiones son inapelables.

¿Qué sucede con aquellos, hombres y mujeres, que se movieron para alcanzar una nominación y se quedaron en la raya? Entre los priistas se habla de la disciplina como de la unidad partidista, claro, en aras de un triunfo. Sin embargo, todos, hombres y mujeres, tienen una dignidad, merecen un respeto. En este sentido, es clara la explicación de Eric Silva en su muro del Facebook: https://www.facebook.com/erick.silvasantos.353?fref=ts

Que hace ocho meses fue invitado a participar para buscar la nominación de su partido a la alcaldía de Matamoros. Que recorrió calles, colonias y ejidos llevando apoyos a los que menos tienen; invirtiendo tiempo, dinero e involucrando a sus amigos y a la familia. Que nadie lo convocó para decirle “tu no vas…” y que se enteró por los medios de comunicación de la decisión tomada. Agrega: Ni una palmada ni para darle las gracias… Que, por eso, no fue el sábado al evento de su partido.

En Reynosa sucedió, digamos, algo parecido aunque con una variante. Se provocó que Esther Camargo, que varios diputados locales pidieran licencia, que un Secretario renunciara e incluso un día apuntaron a que el elegido era Rigoberto Garza Faz era el elegido hasta se pregono que había influido su poderoso tío, el constructor Ramiro Garza. Y luego, al día siguiente, pues que siempre no. Por eso, Rigoberto fue al evento partidista, se subió al templete, saludo al agraciado y se retiró.

¿Cuántos más, quienes más, como Eric Silva recibieron la indicación de moverse para salir en la foto? Por declaración de Magdalena Peraza Guerra, la exalcaldesa tampiqueña, conocimos que Lucia Aimé Castillo sería diputada local. Luego, en su oportunidad, le pregunté: ¿Recibiste alguna indicación para buscar la nominación? Y su respuesta fue positiva y lo único que hizo fue intensificar más, digamos, su capacidad de servir y de brindar apoyo a la comunidad. Ayer nos enteramos: Van Morris y Gattas.

Queda suficientemente claro: La decisión de participar en política, claro, es individual; pero de hacerlo, digamos, en los niveles de ejercicio del poder, no es decisión personal; si de la elite, sea política o económica. Por eso en la memoria histórica se encuentran alcaldes que lo fueron únicamente por su amistad con el gobernador en turno, después, nada con la política, vuelven a sus actividades normales.

Contacto:

[email protected]

http://meligue.blogspot.mx/