El Sistema Penitenciario de Tamaulipas enfrenta sobrepoblación en tres de los seis Centros de Ejecución de Sanciones (Cedes), y de forma general se encuentra prácticamente a su máxima capacidad (95 por ciento) con solo 334 espacios para atender a internos.

La Comisión Nacional de Seguridad Pública, en su informe de diciembre del 2015, ubica al estado como la décimo primera entidad con mayor número de personas privadas de su libertad, al contar con un registro de seis mil 716 internos y una capacidad instalada de siete mil 50 espacios.

De acuerdo a información de la CNS, en Tamaulipas de la cifra total de internos, mil 182 corresponden a personas que cometieron un delito del fuero federal, y cinco mil 534 del fuero común.

Luego que en pasados días, la Comisión de Derechos Humanos del Estado (Codhet), en voz del secretario técnico, José Roel Paulín, reveló que el Centro de Ejecución de Sanciones de Victoria, -donde se suscitó una riña con saldo de seis lesionados-, enfrentaba una sobrepoblación del 33 por ciento al tener una capacidad de atención de mil internos y contar con mil 331.

Importante mencionar que el estado de Tamaulipas cuenta con penitenciarías en los municipios de Reynosa, Nuevo Laredo, Matamoros, Altamira, Victoria y Tula, así como una calificada de abierta, denominada granja en Jaumave.

Es así como la sobrepoblación se replica en instalaciones penitenciarias de Reynosa, Nuevo Laredo y Victoria, donde se cuenta con una capacidad de atención de mil 400 internos, mil 300 y mil, respectivamente. Sin embargo, se encuentran con un porcentaje superior a su capacidad de 37 por ciento; diez por ciento y 33 por ciento, en ese mismo orden.

Mientras que en las otras instalaciones, en el municipio de Matamoros se tiene capacidad de recepción de 656 internos; en Altamira 629; Tula cuatro y Jaumave 31 personas.

En el caso de las mil 182 personas privadas de su libertad correspondiente al fuero federal, que son atendidas en Cedes estatales representa el 17.6 por ciento del total, y de esa cifra 700 se encuentran sentenciados y 482 enfrentan todavía proceso legal.

En el caso del fuero común son cinco mil 534 personas, (82.4 por ciento) de los cuales tres mil 685 son sentenciados y mil 849 están en calidad de procesados.

De acuerdo a esta información, Tamaulipas de forma general tiene capacidad para atender todavía un cinco por ciento de su capacidad total instalada, es decir a 334 internos más, antes de pasar a enfrentar una sobrepoblación y hacinamiento generalizado.

Fuentes consultadas de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado refirieron que atendiendo las facultades que les confiere la ley, solo son responsables de acatar los ordenamientos judiciales, los cuales les indican dónde ingresar a las personas que cometen algún ilícito.

“Nosotros como institución responsable de los Cedes no podemos administrar a discreción el lugar donde van a permanecer los internos, es decir, si los jueces penales nos dicen que los ingresemos a determinada instalación, simplemente acatamos”, explicó el entrevistado, que solicitó anonimato.

Es por ello que se observa en casos específicos, que la capacidad de atención de algunos centros penitenciarios se ve superada, como son los casos de Reynosa, Nuevo Laredo y Victoria, donde también influye que son ciudades con mayor cantidad de población y por ende donde se cometen más ilícitos.

“Además que debemos aclarar que si la autoridad penitenciaría o incluso los propios jueces responsables de los asuntos pretenden realizar una traslado, los internos a través de su defensa puede solicitar un amparo a la justicia federal y así evitar ser enviado a Cedes distintos a donde enfrentan su procesos o compurgan su sentencia”, explicó.

Es decir, que a pesar de tener espacios en otras instalaciones carcelarias, las autoridades se ven impedidas de trasladar a los reos a esos lugares donde no enfrentarían hacinamiento, incluso hasta por la propia seguridad de las personas, es que piden no ser cambiados de Cedes.

En el caso específico del Cedes Victoria, que enfrenta una sobrepoblación del 33 por ciento, de los mil 331 internos que son atendidos, informó el director José de Jesús Martínez Alvarado, que un 22 por ciento, es decir 290 internos corresponden al fuero federal, por lo que se requiere un apoyo por parte de autoridades de ese nivel para su traslado.

El funcionario de la SSPE dio a conocer que durante los últimos dos años que él ha estado al frente de la penitenciaría victorense, no se han realizado traslados de internos del fuero federal a instalaciones con capacidad para atender a esas personas.

“Tenemos unos 290 internos del fuero federal, por el momento en lo que llevo de la administración no ha habido traslados, sí se considera necesario como en todos los penales de Tamaulipas, sobre todo estatales tenemos reos federales, lo cual considero deben ser trasladados a un Cefereso”, dijo.

Comentarios