Alejandro Echartea

Sólo algunos productos de la canasta básica han registrado un leve incremento a su valor con respecto al del año pasado, esto al menos durante el primer bimestre del año, concentrándose principalmente los aumentos en el área de frutas y verduras, así como con el huevo.

El incremento más importante se dio en frutas y verduras con un 30 por ciento de aumento en general, principalmente en el precio del kilo de cebolla y chile, indicó Arturo Alberto Cedillo Morado, secretario general de la Unión de Locatarios del Mercado Argüelles; “más que nada ha incrementado lo que es la cebolla, el chile serrano y el chile jalapeño han incrementado un poquito, el tomate ya está bajando muy poco, así como la calabaza”.

No obstante, el locatario recordó que los precios de estos productos se encuentran fluctuantes a lo largo del año y dependen de la temporada, de la oferta y la demanda; “hay temporadas que sí como que se normaliza en un margen de que incrementa un peso o dos pesos pero hay veces que sí se va muy para arriba”.

El incremento en estos productos, apuntó, tiene relación con el precio del dólar respecto al peso mexicano, ya que este influye en el precio de las refacciones mecánicas, así como de los combustibles, ya que son traídos principalmente del centro del país.

“Además la cuesta de enero se considera a partir de enero y los tres primeros meses del año, ya pasando la Cuaresma es cuando se va nivelando, porque en la Cuaresma tienden a mantenerse bajas las ventas porque la gente sale de vacaciones”, resaltó.

Actualmente el precio de la cebolla es de 35 pesos, el chile serrano y el jalapeño a 40 pesos, mientras que la papa tuvo una disminución para quedar en 23, al igual que el tomate en 25; “anteriormente andaba hasta en 40 pesos la papa pero hace tiempo, ya bajó”.

Otro producto que tuvo un incremento a partir de este mes fue el huevo, para pasar de 24 a 26 pesos actualmente, lo cual representa un incremento superior al ocho por ciento.

 

CARNE Y POLLO, SIN VARIACIÓN

No obstante, productos como la carne de res y de pollo se mantienen sin incrementos.

El señor Antonio Reyna Ramírez, trabajador del área de carnicería del Mercado Argüelles, destacó que el kilo de carne se encuentra en 140 pesos a como se venía comercializando desde el año pasado.

“En el producto de la carne fresca no ha habido ningún incremento hasta ahorita, y no lo estamos solicitando porque para el negocio sería peor, para el comercio, porque al darlo más caro la gente acude menos a comprarlo, o llevan menos producto”, indicó.

Reyna Ramírez destacó la calidad del producto expedido en el Mercado Argüelles sobre al que se comercializa en cadenas comerciales; “el producto es de buena calidad, de reses recién sacrificadas en donde el producto llega aquí nuevo, fresco, donde la gente acude a comprarlo aquí al mercado porque es un producto que no tiene ninguna preparación de químicos para que esté en el refrigerador”.

Por otro lado, enfatizó que el producto que se vende en centros comerciales a veces es más barato pero que este no aporta las mismas propiedades nutricionales, al ser un producto congelado desde hace años.

El pollo por su parte no ha recibido un incremento a su precio desde hace dos años, aseguró la señora Mary, empleada de una pollería en el Mercado Argüelles; “ya tenemos el mismo precio desde hace dos años, no lo hemos aumentado, dice el patrón que no quiere castigar mucho a la gente aumentándolo más”.

Actualmente el precio del kilo de pollo es de 55 pesos, “pero todo lo que es la canasta básica ya no le alcanza a uno, buscamos los nopalitos, las chochas, lo que haya ahorita de temporada y lo que es verdurita pero todo está muy caro”, finalizó.

Comentarios