Azahel Jaramillo Hernández

Ariel Camacho: ‘No le hace que cobre’

“Eres como la sandía

tienes lo verde por fuera

si quieres que otro te goce

pídele a Dios que me muera.

 

Si quieres saber quién soy

pregúntenselo a Cúpido

yo soy el muchacho alegre

del Cielo favorecido.

(El muchacho alegre, canción).

 

¿Cómo están? Se llamaba Ariel Camacho. De apodo, de cariño, le decían “La Tuyia”. Estaba abriéndose paso tanto como compositor y como cantante en la música regional norteña, cuando lo sorprendió la Muerte en un tramo carretero en el estado de Sinaloa. El artista tenía 22 años.

En este próximo 25 de febrero, Mes del Amor –como dirían los clásicos–, se cumple el primer aniversario de su muerte. Había colocado como éxitos tres canciones. Dos de ellas, de amor, “Hablemos”, y “Te metiste”. Y una más llamada “El karma”. He de contarles que a principios de este año, en un par de fiestas de cumpleaños a las que concurrí… la gente…sobre todo gente joven… se sabe estas tres melodías. Y las canta, la gente, con harto sentimiento. Y en una de esas fiestas comenté lo lamentable que haya muerto el año pasado un joven veinteañero me rebatió: “Bueno, yo creo que los buenos cantantes nunca mueren”. Me quedé helado, enmudecí. ¿Tiene razón? Ahora que lo pienso, pues sí.

En Sinaloa lo velaron los mismos colegas del mundo de la música, la familia y amigos del cantante. Aunque quizás una de las personas visiblemente más afectadas fue su novia María Arellanes, quien mantenía una relación con el joven de 22 años.

Se dice que Ariel ya le había dicho a su novia, también de 22 años, en varias ocasiones que “si se moría, le llevara una rosa”; comentario que Arellanes adjudica a que Camacho había presentido su muerte porque decía que durante sus viajes de trabajo siempre estaba expuesto.

María, quien estaba determinada a casarse con el músico, no podía dejar de llorar y gritarle a pie de féretro que despertara y que no la dejara sola.

Los restos del vocalista del grupo norteño “Ariel Camacho y los Plebes del Rancho”, fueron velados durante más de 24 horas en una funeraria de Guamúchil, y luego fueron trasladados con música de banda a la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús.

Una vez que el cortejo fúnebre llegó a la iglesia, Ariel y su mejor amigo Julio César Valverde fueron recibidos con la canción de “El muchacho alegre” y colocados cerca del altar.

La misa fue muy emotiva y todos los allegados de los jóvenes los recordaron con mucho pesar, aunque fue a la salida del acto religioso cuando se congregó la mayor parte de personas en la calle para despedirlo.

Camacho fue finalmente enterrado en el panteón municipal del cementerio de Alhuey, municipio de Angostura, Sinaloa.

Ariel Camacho falleció el 25 de febrero en un accidente en la carretera Angostura-La Reforma, en Sinaloa.

Junto al vocalista del grupo norteño Ariel Camacho y los Plebes del Rancho, murieron dos personas más, incluyendo una joven de 22 años, y dos personas más resultaron heridas.

De acuerdo con reportes de medios mexicanos, la tragedia se debió al exceso de velocidad en la que manejaba el conductor. Esto lo constataron con unas marcas de frenos de 80 metros de largo, encontradas a un costado de la carretera y cerca de una curva. El Honda Accord en el que se trasladaban terminó en un canal, a la altura de la comunidad El Ranchito.

El suceso sucedió a alrededor de las 2 a.m., a escasas horas de que la mencionada agrupación concluyera una brevísima presentación en el Carnaval Mocorito 2015, Sinaloa.

Ariel Camacho sufrió otro accidente automovilístico en Guamuchil, Sinaloa. En esa ocasión, este fue ocasionado por manejar en estado de ebriedad y a exceso de velocidad.

José Ariel Camacho Barraza, al momento del percance viajaba con otras cuatro personas, dos de ellas fallecieron. Los cinco accidentados habían acudido al Carnaval de Mocorito, para ver la presentación del grupo “Los Hijos de Barrón”, incluso Ariel Camacho subió al escenario e interpretó una canción. Cantó “El Karma”.

¿Qué dice esa canción? Dice: “Nací en el agua caliente, /después vine a Culiacán, /ahí me metí en el ambiente buscando billete para progresar”.

“Se me empezó a ver dinero,/Los Ángeles trafique, /pero nunca falta un perro /que mirando el hueso no quiera morder”.

Y remata: “El karma viene y se va,/también se escucha por ahí /que ese R-15 descansa, /nadie de la parca se puede escapar”.

Trascendió que al terminar el show tomaron la carretera de Angostura hacia el campo pesquero La Reforma, y el exceso de velocidad hizo que salieron del camino y cayeran a un arroyo.

Y bueno, aquí les transcribo la letra de “50 mentadas”:

“No nos entendimos se acabo/Y ni modo, cada quien su/ Rumbo hay que muera todo/ Y no te preocupes por Dejarme solo, a eso de la depre/ Ya le agarre el modo.

Un suspiro al viento y un tequila doble, una buena /Vieja, no le hace que cobre/50 mentadas cien para que sobren, pero ahora se/ quiebra mas primero un roble.

Te sentías ahogada querías/libertades me echabas en cara/las desigualdades, desde que me acuerdo siempre han sido/iguales mi genio y carácter, cultura y modales.

Y hora no me aguantas… así me aceptaste/ y hoy quieres que cambie o aguantas la vara, o a Chihuahua al baile”.

Ariel Camacho en el año 2013, se unió a César Sánchez y Omar Burgos, quienes juntos armaron la agrupación norteña “Ariel Camacho y los Plebes del Rancho”.

Ariel Camacho, ya se había salvado de la muerte, luego de que en agosto de 2014, sufriera un accidente en el municipio de Salvador Alvarado, por ir conduciendo en estado de ebriedad.

En el segundo y mortal accidente, los elementos policiacos realizaron revisión del lugar encontrándose un frenón de 80 metros de largo, por lo que se presume iban a exceso de velocidad.

Lo cierto es que Ariel interpretó canciones que hacen referencia a las actividades del narcotráfico. Otros jóvenes cantantes como Luis Coronel, con quien tiene un video casero de “El karma”, simplemente nunca han grabado melodías de ese corte.

El ser joven —y no tanto– e involucrase con personas de actividades ilícitas parece ser finalmente muy dañinas para la gente del mundo del espectáculo que luego acaba desde detenida por unas horas en los hoteles donde se hospedan hasta encontrar una trágica muerte. Ahí está en el caso de Valentín Elizalde.

Se fue hace justo un año una joven promesa, pero de acuerdo a lo que dijo aquel joven en la fiesta, vivirá siempre que se sigan interpretando sus canciones. ¿Qué no?

 

Comentarios