Rogelio Rodríguez Mendoza

Durante el 2015, el municipio de Nuevo Laredo recuperó el turismo cinegético tanto de México como de Estados Unidos, porque los aproximadamente 300 ranchos existentes en la zona estuvieron ocupados, aseguró Miguel Ángel Castillo.

El Director de Medio Ambiente en ese municipio dijo que el hecho es destacable porque en el 2011, a raíz de la inseguridad pública, la actividad desapareció por completo e incluso los mismos rancheros pedían a los turistas que no acudieran a la localidad.

“Afortunadamente en 2015 las cosas cambiaron. Tuvimos una afluencia de cazadores que no se había dado en los últimos años. Hubo visitantes de todo Estados Unidos y de muchas partes de México. Los rancheros de Nuevo Laredo estuvieron de plácemes”, mencionó.

Tanta fue la euforia por la recuperación del turismo cinegético que se realizó un desfile para dar la bienvenida a los visitantes.

Un factor que ha provocado el regreso de los cazadores es que Nuevo Laredo ha recuperado la tranquilidad y seguridad que había perdido hace cinco años.

Aunque dijo no tener cifras del número de visitantes, aseguró que prácticamente los 300 ranchos cinegéticos que operan en Nuevo Laredo estuvieron ocupados.

Ese fenómeno también genera implicaciones a la economía de la ciudad porque los restaurantes y hoteles tienen más clientes.

Además se genera un importante número de empleos porque cada cazador recurre al menos a un guía y un ayudante.

Confió en que la recuperación sea permanente porque la derrama del turismo cinegético ha sido siempre un importante sostén de la economía de Nuevo Laredo.

“Los turistas mismos se dan cuenta de que Nuevo Laredo ha cambiado y que ahora es más seguro, por eso están viniendo. Ojalá que eso suceda en el resto de los municipios que tienen potencial cinegético”, puntualizó.

Comentarios