Confusión que no ayuda

José del Carmen Perales Rodríguez

El tratamiento que se está dando a la situación de incertidumbre que se vive en la Ciudad desde hace algunas semanas por parte de quienes aún se consideran voces respetadas, por lo que representa su investidura, más que contribuir a tranquilizar a la sociedad pone un enorme grano de arena a las confusiones y da lugar a dislates que surgen en torno a este problema.

Informar a medias o lanzar rumores es exactamente lo mismo que desinformar, mentir o burlarse de la preocupación social, por eso no pueden subirse a ese barco quienes tienen por encargo y obligación llamar al pan, pan, y al vino, vino. Porque eso, reconózcase o no, desemboca en una psicosis a la que ya no queremos volver porque empezábamos a medio convalecer tras años amargos.

No se trata de abrir la boca para que entren las moscas, sino de aparecerse como si se anduviera solicitando el voto o promocionando una obra, de agarrar aire y hablarle con sinceridad y principalmente honestidad a quienes seguiremos siendo los vecinos de sus familias, porque no creo que se vayan a cambiar de ciudad todos juntos.

En descargo de aquellos que ya no han querido hablar, debe mencionarse y condenarse que sus declaraciones se maquillen de forma sensacionalista, cuando todos, incluso quienes estamos en los medios, siempre hemos deseado que nos hagan recomendaciones oficiales sobre qué precauciones tomar ante la situación que prevalece en determinado momento.

No se pide que nos den detalles, aunque sea lo elemental.

Porque hasta ahora sólo disparates hemos escuchado y leído por redes sociales y demás aplicaciones de comunicación, entre los que se pierden datos importantes para quienes por necesidad deben andar en la calle o abrir sus pequeños y medianos, pues la mayoría de los cuales viven al día. Esto sin contar con las burlas inhumanas, como casi todo lo que circula en esos canales, por parte de aquellos a los que no les basta ver incluso a sus familias arrodilladas.

Háganle un espacio en la agenda proselitista a la preocupación ciudadana.

APUNTE.- Desde el pasado sábado comenzó la fiesta universitaria que ha sido preparada en torno al segundo informe del rector Enrique Carlos Etienne Pérez del Río. La verdad todo lo que se ha programado para que llegue a toda la sociedad no sólo victorense sino foránea, refleja la misión de la actual administración rectoral de hacerle sentir a los tamaulipecos que la UAT es suya.

El jueves 25 el Rector presentará el estado, proyectos y retos que tiene la Universidad, en un paréntesis que antecederá a la presentación magistral de la Orquesta Sinfónica de la UAT. Es un formato sobrio, sin acartonamientos, sin exageraciones, ni vanidad, que al final de cuentas es lo que debe distinguir a un académico.

Por lo pronto hoy a las 10:00 horas en la explanada frente al Edificio de Gestión del Conocimiento del CU-Victoria se inaugura el IV Festival Cultural, el programa es amplio e interesante tómese un tiempo y disfrute de su Universidad.

PENDIENTE.- En Ocampo y Jaumave alguien metió mano negra y salió harto beneficiado. Habrá qué seguir de cerca a José Gudiño Cardiel, quien cabildeó en ambos municipios, ¿a poco nos dirá que fue gratis?

Aquí los veo, leo y escucho: @JosdelCarmenPR / [email protected]

 

Comentarios