Castigo a los culpables

José del Carmen Perales Rodríguez

La manifestación y posterior plantón que realizaron los policías de Fuerza Tamaulipas, al margen de estar plena y absolutamente justificada, se dejó madurar más de dos meses por quienes desde el 20 de diciembre recibieron la primera advertencia por parte de los afectados, de que no admitirían más engaños.

En ese día precisamente los encargados de administrar los dineros estatales salieron con su librito de excusas y pasaron la página, sin tomar en cuenta que se trataba de trabajadores que no están, como los funcionarios, sentados placenteramente detrás de sus escritorios, en sus oficinas climatizadas y con sólo extender la mano o tomar el teléfono ordenan alimentos o bebidas.

Por aquellos días aseguraron silvestremente que no estaban enterados de las anomalías administrativas, que tenían comiendo fiado a los policías y sus familias como si no estuvieran dando la cara tratando de preservar la seguridad pública, que es la prioridad gubernamental incluso equiparada o mayor que la educación y salud, al menos eso se publicita en las reuniones del Grupo de Coordinación Tamaulipas.

Sin embargo lo peor de esto es que quienes en ese entonces recibieron la encomienda de responder y solucionar el incumplimiento de pagos, ocasionaron que la primera autoridad del Estado tuviera que enfrentar personalmente los reclamos en el usual tono y lenguaje policial, todo porque hubo quienes se despacharon con la cuchara presupuestal grande y otros no hicieron nada para tapar ese boquete financiero.

Hasta ahora está señalándose como culpables de esta situación a ex funcionarios, cuando seguramente quienes vigilan el correcto uso de los recursos estaban enterados desde antes de que abandonaran y dejaran zozobrando el barco estatal. Por eso considero que la salida fácil de culpar a quienes ya no están no puede dar inmunidad a quienes dejaron crecer esta bola de nieve que se estrelló en el portón de la residencia gubernamental.

Afortunadamente se ha desactivado una protesta que no debió darse porque la solución indebida o maliciosamente se tuvo guardada hasta que tronó el problema, aunque aquí lo grave es que ocurrió cuando la situación de violencia e inseguridad volvió a subir de tono sobre todo en la sede de los poderes del Estado.

APUNTE.- Adelantar la liberación para la importación de gasolina y diesel por empresas particulares por el momento puede tomarse como una señal alentadora de que los precios de los combustibles bajarán aunque sea unos centavos, sin embargo es como una arma de dos filos pues igual pueden elevarse en caso de que el mercado internacional así lo dicte.

Eso significa que inevitablemente y no por acuerdos legislativos volverán los odiados gasolinazos, de los que ya no se podrá culpar a la Federación pero que inevitablemente causarán el mismo malestar social. De acuerdo a fuentes hacendarias serían al menos dos meses de gracia, antes de que a los precios de la gasolina les pase lo mismo que al dólar que un día amanece centavos o pesos arriba o abajo con relación al día anterior.

PENDIENTE.- El rumor de la presunta revisión de las listas de pre candidatos a alcaldes y diputados por parte de Baltazar Hinojosa Ochoa, ya dejó sin uñas a los que hicieron acuerdos sin autorización para sacar a sus gallos, el temor es porque puede haber cambio de señales.

Aquí los veo, leo y escucho: @JosdelCarmenPR / [email protected]

 

Comentarios