Israel Reséndiz

EL MANTE, Tam.

La situación de las escuelas que gradualmente se quedan sin alumnos es repetitiva y se podría estar enfatizando cada vez más durante los próximos ciclos escolares, en el sentido de que hoy en día se está reflejando la planificación familiar y ahora el promedio son dos hijos, así lo considero la jefa de educación en El Mante, Elsa María Martínez Cisneros.

La funcionaria señaló además que por ello se están llevando a cabo cambios en el sector educativo en el sentido del reacomodo de maestros, así como la asignación de recursos con la finalidad de que las instituciones educativas públicas cuenten con lo necesario para atender a la población escolar de acuerdo a la modernidad.

Aceptó que algunos planteles se están acabando poco a poco en el sentido de la baja demanda, y cada vez más son las que están mostrando esta situación, como recientemente ya lo manifestó la escuela primaria Narciso Mendoza, ubicada en el ejido Mante, en donde a partir de diciembre pasado le dijeron adiós al turno vespertino, y a un no es de tiempo completo.

“Es que las familias ya nada más tienen uno o dos hijos, realmente como cuestan muchos los niños en educación así es, y por ello hay poco alumnado, ya ahorita escuelas como la Pedro José Méndez, la Héctor Pérez Martínez, que se llenaban luego, luego, en el mes de Febrero y hasta se peleaban los lugares, en estos momentos siguen ofertando vacantes, es por ello que esto se está quedando sin alumnos pero nosotros lo atribuimos a la disminución promedio de las familias numerosos que ahorita ya son muchas menos que antes”, dijo la entrevistada.

De modo que mencionó que la modalidad del tiempo completo en la cual depende de los directores solicitar su alta, será en poco tiempo una solución a este tipo de problemas, pues con ello ya no requerirán de ambos turnos en un plantel, el número de maestros y de infraestructura se estará adecuando al número de alumnos, que estarán siendo mejor atendidos.

Lo anterior debido a que el programa dedica una cantidad económica a cada escuela para la compra de lo necesario para la comida, independientemente de otro tipo de materiales didácticos que se necesitan para que un alumno pase las ocho horas ocupado mientras sus padres trabajan el mismo lapso de tiempo.

Comentarios