Juan Carlos López Aceves

Justiciabilidad y paradigma

Si usted revisa la estadística de la Sala Superior, se dará cuenta de la diversidad y creciente cantidad de medios de impugnación, que resuelve en cada elección el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. La máxima autoridad en materia electoral, dicta la última palabra tanto en los comicios federales como en los procesos locales. Y reparte galletas de todos colores y sabores. Este dato no significa que el INE y los Organismos Públicos Electorales como el IETAM, ni los Jurisdiccionales de los estados, como el TRIETAM, estén haciendo su tarea de manera equivocada ni con parcialidad. De ninguna manera. Tampoco refleja que los Partidos Políticos resuelvan su vida interna contrario a la ley.

Nos dice la Sala Superior que preside el Magistrado CONSTANCIO CARRASCO DAZA, que durante el periodo 2014-2015 el Índice de Justiciabilidad aumentó en un 151.89 por ciento, respecto del periodo 2008-2009. Para ejemplificar esta afirmación, señala que el número de asuntos conocidos por el TEPJF aumentó de 4,132 a 10,408 en los periodos comparados. De esta última cantidad, el 37.38 por ciento fueron Juicios para la Protección de los Derechos Políticos Electorales Ciudadanos, en donde la Litis incluye las resoluciones internas de los partidos.

El 16.83 por ciento corresponde a los Juicios de Revisión Constitucional, que los partidos promueven para garantizar el principio de legalidad en la actuación del IETAM y demás Institutos Electorales de cada entidad. Mientras que con el 9.50 por ciento de los 10,408 asuntos conocidos, se ubica el Recurso de Apelación, que permite tutelar el correcto desempeño del INE, principalmente por los partidos políticos, que son los principales monitores del Instituto Nacional con el 73.51por ciento de los RAP.

¿Qué significa entonces el incremento del Índice de Justiciabilidad? Que como nunca antes, los partidos y ciudadanos saben que pueden acudir ante el TEPJF para exigir la tutela de sus derechos político-electorales. Así sostiene el Informe 2014-2015, rendido por el Magistrado CONSTANCIO CARRASCO DAZA. Usted sabe que, cuando una Autoridad resuelve una controversia entre dos partes, el INE, IETAM y el TRIETAM y los Partidos Políticos, por ejemplo, el 50 por ciento se queda satisfecha con el veredicto y el otro 50 por ciento se inconforma y litiga.

Me quedo con una hipótesis personal: el veloz desarrollo del derecho electoral, impulsado con potencia por las tesis y jurisprudencia de la Sala Superior, y las nuevas exigencias del Sistema Nacional Electoral, con las nuevas facultades del INE como instancia rectora, seguirán incrementando el Índice de Justiciabilidad debido a la complejidad, que también aumenta, en la organización y conducción de los procesos electorales en México. Locales y federales. Hasta la elección de 2013, sin temor a equivocarme los comicios locales se organizaron de manera rutinaria y la liebre saltó sin mayores contratiempos.

Leí el resolutivo de la Sala Superior sobre la impugnación del PAN contra una sentencia del Consejo General del IETAM. Confirma la hipótesis planteada: cada vez que la máxima instancia del TEPJF resuelve, desarrolla el derecho electoral y da certeza jurídica a nuevos litigios similares. Escuché también la sesión del Consejo General del INE, en la que por unanimidad negó la petición del PAN de ejercer su facultad de atracción en la elección tamaulipeca. Escenario inédito en donde el Consejo que preside LORENZO CÓRDOVA VIANELLO, tiene mano en la capacitación y dicta lineamientos vinculantes para los Consejeros del IETAM,  presidido por JESÚS HERNÁNDEZ ANGUIANO. Por eso es deudor solidario de su actuación. La complejidad del nuevo paradigma electoral, implica una etapa normal de acomodos y aprendizaje, para todos los actores de una elección. Por ella estamos cruzando.

 

 

Comentarios