Débiles y poderosos

Tito Reséndez Treviño

1°- EN MÉXICO.- La distribución de la riqueza se polariza cada día más en nuestro país. En las últimas dos décadas, los ingresos del país fueron buenos (aunque hoy por hoy, nuestra economía no está tan boyante y hay recortes presupuestarios que afectan a los más necesitados) mientras las tasas de pobreza continúan estancadas y los millonarios se han hecho con fortunas más generosas, según un estudio de Oxfam elaborado por el economista mexicano Gerardo Esquivel, doctor en Economía por la Universidad de Harvard y actualmente profesor investigador del Centro de Estudios Económicos de El Colegio de México.

No es ningún misterio que en el país, el 46.5 por ciento de la población vive en pobreza, mientras un uno por ciento de los mexicanos acumula el 21 por ciento de la riqueza del país.

El estudio apunta hacia la evolución de la riqueza y la pobreza en los últimos años. Por una parte, los millonarios crecieron un 32 por ciento entre 2007 y 2012. Las fortunas mexicanas más prominentes se han concentrado en 16 personas que, señala el informe, han visto crecer sus ingresos de la mano de negocios privados concesionados o regulados por el Gobierno mexicano.

Oxfam señala que los esfuerzos del Estado para distribuir los ingresos han inclinado la balanza en favor de los más ricos. “Vemos con preocupación la excesiva e indebida influencia de los poderes económicos y privados en la política pública y la interferencia que esto implica para el ejercicio de los derechos ciudadanos”, señala el informe.

En el otro extremo están 53.3 millones de mexicanos que viven en pobreza, de los cuales 23 millones no pueden comprar la canasta básica aunque reciban el salario mínimo. Oxfam ha puesto el foco sobre cuatro problemas básicos que impiden que este sector de la población adquiera más beneficios de sus ingresos: la precariedad del salario mínimo, la marginación a la población indígena, la brecha entre la educación pública y privada y el incremento de la violencia.

El salario mínimo en México es de 73.04 pesos diarios (4,00 dólares), su valor se encuentra por debajo de la línea de bienestar y el poder de compra, con ese ingreso ha disminuido drásticamente en los últimos 30 años, apunta la investigación.

La educación pública se imparte en escuelas que no cuentan con los servicios básicos de agua y electricidad, y donde el 80 por ciento de los estudiantes no tiene acceso a Internet.

Oxfam ha recomendado al Gobierno recuperar políticas públicas para atender las necesidades básicas de la población, así como una política fiscal más agresiva con los sectores más ricos. “México necesita un Estado que trabaje para los muchos y no para los pocos, en donde se gaste con sentido en educación, salud y servicios básicos. Que impulse políticas para que las personas no trabajen para seguir siendo pobres, para que paguen más los que más tienen y para hacer un Estado más transparente”, refiere la organización.

2°- POR SU PARTE.- El presidente Enrique Peña Nieto afirmó que su gobierno ha logrado avances en la lucha contra la pobreza.

“Hemos avanzado de manera importante en la cobertura y en garantizar para esta población objetivo, de poco más de siete millones de mexicanos, el que tengan acceso a los servicios de salud”, dijo.

Durante la inauguración del Hospital Regional de Apatzingán, en Michoacán, Peña Nieto dijo que durante su gobierno se atrevieron a reconocer que en México había más de siete millones de mexicanos que enfrentaban condiciones de pobreza y que para atenderlos lanzaron Cruzada Nacional contra el Hambre.

“Hoy tenemos un rezago todavía del 42.5 por ciento, pero quiere decir que 57.5 por ciento de la población objetivo hoy está teniendo atención a través de las distintos programas y acciones que comprende la Cruzada Nacional contra el Hambre”, aseguró el Presidente.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) dio a conocer los resultados de un estudio enfocado en 7,616 hogares en 400 municipios donde se dirigió la primera etapa de la Cruzada contra el Hambre en 2013 y hasta la fecha.

Según el Coneval, la Cruzada contra el Hambre ayudó a reducir la carencia al acceso a los servicios de salud y alimentación de personas en pobreza extrema, sin embargo se deben encontrar mecanismos para lograr la reducción de la pobreza más amplia que involucra a 55 millones de personas.

En fin, esta es la lucha diaria que los gobiernos tienen que enfrentar para solucionar la pobreza de muchos mexicanos, en condiciones de gran desigualad, con los mínimos que más tienen.

 

Comentarios