Alfredo Guevara

La existencia de piromaniacos, es decir, personas a las que les gusta producir incendios en forma deliberada, no está descartada para la Capital del Estado, donde en los últimos días el número de conflagraciones de ese tipo registra un incremento, en ocasiones en hasta 35 en un solo día, confirmó Medardo Sánchez Albarrán.

El Coordinador de Protección Civil del Gobierno del Estado expuso que aun cuando ese tipo de individuos no se han visto prendiendo fuego a pastizales, en terrenos baldíos u otro tipo de superficie, en el Bando de Policía y Buen Gobierno se establecen sanciones para quienes lo llegaran a cometer.

Durante una entrevista que concedió en Palacio de Gobierno la mañana de este lunes, el funcionario confirmó que en los últimos días la presencia de ese tipo de incendios ha tenido un incremento importante, que ha dado origen a un trabajo exhaustivo por parte de elementos del H. Cuerpo de Bomberos, brigadistas en camiones cisternas de Protección Civil.

“Las áreas de Bomberos y Protección Civil han redoblado la atención en ese tipo de incidentes por la ausencia de lluvia, aunado a que varios predios se encuentran enmontados, por causas como el hecho de que los cristales o vidrios causen el efecto lupa con los rayos solares y eso dé paso al fuego”, señaló.

Sánchez Albarrán admitió que frente a las oficinas del Partido Revolucionario Institucional (PRI) hace días se registró un incendio en forma circular, que por sus características no descartó que pudiera haber sido originado en forma intencional, que afortunadamente no generó ningún riesgo, dado que pudiera decirse que estuvo concentrado en un sitio.

No descartó que tanto en ese, como en otros que se han registrado en diferentes puntos de la ciudad, pudieran ser intencionados los incendios, ya que la existencia de “piromaniacos” no está descartada en la Capital del Estado, aunque no necesariamente los que han dado origen a las quemas.

Aunque es molesta la generación de humo a causa de los incendios, comentó que hasta ahora no han ocasionado daños mayores, pero sí un exceso de carga de trabajo por parte de personal de Bomberos y elementos de Protección Civil.

Comentarios