Empresarios y comerciantes de los diferentes ramos confirmaron que los hechos de inseguridad que se han registrado en las últimas semanas en Victoria los han obligado a modificar horarios de cierres de los establecimientos, en algunos casos hasta seis horas antes de lo autorizado en los permisos de las autoridades.

En un recorrido por algunos restaurantes, tiendas departamentales y de conveniencia se constató con encargados de las mismas que se presenta una disminución de la afluencia, principalmente de comensales en horarios nocturnos, por lo que los propietarios han decidido cerrar más temprano.

Un capitán de meseros de un importante restaurante de mariscos de esta localidad, de nombre Fernando, relató que los permisos para la apertura y cierre del lugar son desde las 10:00 y hasta las 02:00 horas, sin embargo, en las últimas dos semanas dejan de prestar el servicio máximo a las 18:30 horas.

“Son indicaciones del patrón, nos dicen que es por seguridad de los clientes y del propio personal, aunque eso sí nos afecta porque son ingresos que perdemos, la familia es la que se afecta”, comentó.

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) en Victoria, Marco Antonio González Salum, reiteró que cada establecimiento tiene el libre albedrío de tomar las decisiones conducentes y no existe hasta el momento un llamado generalizado del organismo para con sus afiliados.

Indicó que si bien la situación en la ciudad se ha visto afectada por situaciones nada deseables para la población y el comercio en particular, no se fomentarán acciones que vayan en detrimento de la actividad económica de la localidad.

“Definitivamente no estaremos nunca a favor de un cierre de negocios, no lo vamos a fomentar, sí hemos reconocido que cada afiliado es libre de tomar las decisiones pertinentes, sobre todo cuando se trata de la integridad de consumidores y personal”, dijo.

Hizo un llamado a las autoridades para que refuercen las medidas de seguridad y se evite un retroceso en los alcances de la estrategia de seguridad, que no se baje la guardia y se trabaje con mayor ahínco en la prevención.

El encargado de una tienda de conveniencia, quien solicitó omitir sus datos generales, dijo que desde hace ya varios años se modificaron algunas actividades para protección de los empleados y de clientes, y ahora son cambios de horarios.

“Sí, ya tenemos varios años con situaciones como el no tener tanto efectivo en cajas, el permanecer atentos ante la llegada de personas sospechosas y tener los números de emergencia disponibles”, dijo.

Comentó que el establecimiento, en el cual ya tiene más de ocho años de laborar, ha sido sujeto de robos en al menos dos ocasiones, los delincuentes han amagado con armas de fuego y punzocortantes a empleados para llevarse el efectivo y algunos productos, principalmente cigarros y bebidas embriagantes.

“Afortunadamente no ha pasado a mayores, sí es un fuerte susto el que nos llevamos, pero no se ha vuelto a repetir, esos robos fueron como en el 2010 y 2011, a partir de ahí tenemos la indicación de entregar lo que nos pidan y no exponernos”, subrayó.

Comentarios