Shalma Castillo.-

La presencia de los elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y las fuerzas armadas de México es fundamental para enfrentar hechos de delincuencia en el estado, consideró Roberto Hernández Rangel, al agregar que también es importante recobrar la confianza de la ciudadanía para fomentar la denuncia.

El Comandante de Fuerzas Federales de la Policía Federal en Victoria dijo que la participación de diferentes corporaciones es necesaria, mientras que la Policía Estatal se logra capacitar y preparar de una mejor manera.

“Los militares y las fuerzas armadas, como pilares de la nación, nos hacen falta, necesitamos de su apoyo para poder enfrentar a la delincuencia y el narcotráfico, habrá un momento, cuando la Policía Estatal esté más capacitada, que la presencia de militares ya no será necesaria en las calles”, refirió.

De igual manera, destacó que cuando los municipios generen su propia policía municipal y confianza con los ciudadanos, pudiera darse que el Ejército ya no realizara las funciones.

Sin embargo, reiteró que en este momento las actuaciones del Ejército y la Armada son necesarias, para apoyo de federales y estatales; “porque todavía no podemos decir que la Estatal pueda controlar la inseguridad o seguridad del estado”.

Hernández Rangel destacó el compromiso que tienen con la ciudadanía, que primeramente es prevenir o reducir los delitos, ya que es lo más importante como objetivo de todas las instituciones de seguridad pública, “que pueda existir esa estabilidad social para que posteriormente exista un progreso económico, cambio estructural político, social, deportivo y cultural”.

En este sentido, dijo que es de suma importancia que la población confíe en sus policías, que tengan una buena imagen de la policía para que ellos estén en el entendido que viven en un estado donde se respetan los derechos ciudadanos.

“Si nosotros como autoridades podemos vincularnos con la sociedad y evitar la corrupción e impunidad y los principales delitos que son la extorsión y cohecho, pudiéramos generar una cultura de la legalidad, donde el pueblo y servidores públicos cumplamos con la ley”, enfatizó.

Ante ello, consideró forzosamente la cooperación de la ciudadanía, y que acepten su responsabilidad cuando cometan una falta o un delito, porque para generar la corrupción se requiere de dos factores.

“No tenemos cultura de legalidad porque nadie cumple la ley, si no tenemos esa cultura cómo vamos a pensar en la cultura de la denuncia, si no hay confianza”, puntualizó.

Comentarios