Los Hechos

Dudas e incorrecciones legales (II)

 

José Inés Figueroa Vitela

 

La ley General de Partidos Políticos que opera a nivel nacional contiene 97 artículos en 50 páginas, incluyendo un transitorio.

Las jurisprudencias -determinaciones del Poder Judicial para dirimir controversias sobre ese ordenamiento jurídico- suman once y ocupan diez páginas adicionales en la publicación del Diario Oficial de la Federación que la exhibe, es decir, una quinta parte, del total del documento original.

Todo lo relacionado a partidos y organizaciones políticas, sean nacionales o estatales, se remite a esa y es ahí donde brotan las dudas e inconsistencias.

El artículo once establece que “la organización de ciudadanos que pretenda constituirse en partido político para obtener su registro ante el Instituto deberá, tratándose de partidos políticos nacionales, o ante el Organismo Público local que corresponda, en el caso de partidos políticos locales, informar tal propósito a la autoridad que corresponda en el mes de enero del año siguiente al de la elección de Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, en el caso de registro nacional, o de Gobernador o Jefe de Gobierno del Distrito Federal, tratándose de registro local.

El 19 abunda que “1.- El Instituto o el Organismo Público Local que corresponda, elaborará el proyecto de dictamen y dentro del plazo de sesenta días contados a partir de que tenga conocimiento de la presentación de la solicitud de registro, resolverá lo conducente.

Y 2.- “Cuando proceda, expedirá el certificado correspondiente haciendo constar el registro. En caso de negativa fundamentará las causas que la motivan y lo comunicará a los interesados. El registro de los partidos políticos surtirá efectos constitutivos a partir del primer día del mes de julio del año previo al de la elección”.

De esas premisas, habiéndose celebrado el año pasado la elección de Gobernador, en enero se presentaron tres solicitudes de nuevo Partido político local, pero habiendo elección local el año entrante -la concurrente municipal-, para julio de este año deberían haberse cumplido el proceso y autorizado en su caso, para la operación de nuevos partidos.

Pero no, el proceso se dejó correr en Tamaulipas como si el próximo año no hubiera elección local, considerando la siguiente intermedia de diputados locales en el dos mil 19.

De las tres agrupaciones a quienes se negó el trámite para constituirse en Partido Político Local, solo la de MAURICIO CERDA GALÁN presentó una impugnación, pero no alude a las lagunas legislativas, sino que reclama lo “excesivo” de los requisitos impuestos.

Cosas de registros en Hacienda y el Registro Público de la Propiedad y el Congreso del Estado, quienes están obligados a atender a los solicitantes, aunque la burocracia les va por antonomasia, en cualquier trámite.

En las diversas leyes y constituciones que ahora inciden en los temas electorales, para los efectos domésticos lo que más trasciende al ánimo de los actores políticos es lo referente a la elección de ayuntamientos.

Una de esas premisas alude al hecho de que los alcaldes en funciones que busquen reelegirse deberán ser postulados por el mismo partido que los nominó al primer ejercicio.

Las legislaciones local y federal electoral no hacen mayores precisiones al respecto; es en la Constitución General de la República donde se establece una excepción.

El segundo párrafo del 115 constitucional dice que “los presidentes municipales, regidores y síndicos de los ayuntamientos, electos popularmente por elección directa, elección indirecta, nombramiento o designación, podrán ser reelectos de manera inmediata, exclusivamente por elección directa, sólo en una ocasión”.

Y que “en todos los casos de reelección consecutiva, los funcionarios y funcionarias deberán ser postulados por el mismo partido o coalición, excepto cuando hayan renunciado o perdido su militancia antes de la mitad de su manda”.

Esto es, que si los alcaldes en funciones no tienen la seguridad que los partidos que los postularon vayan a volver a hacerlo, teniendo aspiraciones reeleccionistas, deberán renunciar a su militancia a más tardar en septiembre, para poder postularse por otro partido político.

Y créalo, hay varios en esa condición, aunque las dudas siguen asaltando a varios.

El partido en el Gobierno estatal, el PAN, tratará de legitimarse refrendando los triunfos por los que ahora ejerce el Gobierno local en 25 de los 43 ayuntamientos, al menos, si no es que logra obtener mayores espacios en este nivel.

Al margen del desgaste natural que significa el ejercicio del poder, por el que ya los reclamos abundan en un estado de parálisis, el PAN-gobierno deberá conciliar con los suyos, especialmente en las mayores concentraciones urbanas.

El Nuevo Laredo, aunque se ha logrado “divorciar” al actual alcalde ENRIQUE RIVAS CUELLAR de su antecesor CARLOS CANTUROSAS, con quien persisten resabios del último proceso interno estatal, las mediciones de las partes llegado el momento serán determinantes.

En Reynosa, otra de las principales concentraciones urbanas gobernadas por el PAN, igual la disputa Local para con el centro geopolítico de su partido llevará al proceso electoral la medición de fuerzas entre la alcaldesa MAKI ORTIZ y el representante del Gobernador, FRANCISCO JAVIER GARZA DE COSS.

Y esos son solo ejemplos de lo que se avecina, en este caso para el PAN y sus alcaldes en funciones, a lo que no serán ajenos el resto de los partidos políticos sino con un liderazgo vertical avasallante, a rajatabla, con los propios actores y factótum político regionales.

En el Gobierno estatal ahora el producto del Plan de Austeridad -los “ahorros”- no tiene destino conocido y está a disposición del Ejecutivo, según la declaración del Secretario de Administración JESÚS NADER NASRRALLAH.

El tampiqueño ex legislador y ex delegado del IMSS de la entidad se vio “discreto” cuando consideró que probablemente se supere la meta de los 600 millones de pesos que se habrían propuesto “ahorrar” en el gasto programado de este año.

Por supuesto que con las medicinas e insumos para la salud pública que han negado -porque no la han comprado- a la derechohabiencia, con los sueldos que han dejado de pagar por los despidos masivos que no se han restituido, hasta el pago a los funcionarios que se trajeron de Reynosa y Texas que no se les ha dado y las compensaciones suspendidas más que a funcionarios a los trabajadores con mayores responsabilidades y trabajo, entre otras tareas institucionales que en el séptimo mes del ejercicio no ha empezado a hacerse, sumarán más de 600 millones de pesos lo que no se han aplicado y denominan “ahorro”.

Y todavía no estamos hablando de las obras que se iniciaron en diciembre -con recursos federales asignados al estado, precisamente etiquetados- cuyos adelantos pretendieron recuperar y terminaron por cancelar los contratos, dejando las acciones sin terminar, lo que en buen romance y el lenguaje legal se llama “Inejercicio”, pero algunos despistados pretenden remitirlo a “problema de semántica”.

El que quiera ver, que vea y el que tenga oídos, que oiga.

Hoy se presentará iniciativa del Ejecutivo para reformar la Ley de Obras Públicas del Estado durante la plenaria del Congreso Local, en la que también se dará entrada a una solicitud del Ayuntamiento de Nuevo Laredo, para donar a un “Patronato de la Beneficencia Pública distintos inmuebles municipales.

¿Se acuerda de la polémica reforma al Código Penal que motivó al Ejecutivo hacerle enmiendas al decreto que le había autorizado el Congreso? Hoy también se vuelve a someter al pleno el ordenamiento jurídico ya modificado en los términos que envió el Gobernador.

Igual va a ley del Notariado a aprobación.

Ayer los diputados locales anduvieron muy activos en comisiones en lo que fue su regreso de las vacaciones de Semana Santa.

Para despedir la Semana Mayor, en Victoria capital hoy el ayuntamiento liderado por OSCAR ALMARAZ SMER inicia un campamento con niños y padres de familia dentro del parque cultural y deportivo Tamaholipa Siglo XXI, también conocido como El Planetario o El Tamux.

El registro es libre y gratuito y los participantes podrán acampar por la noche y participar de variadas actividades, incluida la convivencia con las fuerzas armadas y cuerpos de seguridad, conociendo sus vehículos y equipo de apoyo e interactuando con sus representantes.