Hay plumajes que manchan el pantano

 

Pérez Ávila

 

Convertido en epígono del iluminado tropical, el secretario general del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en la entidad, Patricio King, consideró riesgoso para la militancia verde, ir en alianza con el PRI, “en caso de que Oscar Luebberth se convierta en dirigente estatal del PRI”. ¿Por qué? “Porque sostiene ‘presuntos’ vínculos con la delincuencia organizada”.

AMLO, con su tozuda actitud burlona, aduce que los casos de Eva Cadena, a la cual llamó “la mujer más honrada de Veracruz”, no le afectarán, como de igual manera no le causarán daño alguno las comparaciones con Maduro o Donald Trump. Más todavía: López Obrador asegura que la relación entre el Delegado de Tláhuac, funcionario morenista, con el criminal Felipe de Jesús Pérez Luna, “El Ojos”, tampoco lo perjudicará. Ya no lo dijo, pero esa actitud socarrona, recuerda su recitada cuarteta de Salvador Díaz Mirón: “Hay plumajes que cruzan el pantano y no se manchan, mi plumaje es de esos”.

Alguien le debe decir al declamador tabasqueño que el poeta jarocho era misógino, si tomamos en consideración el comienzo de ese poema “A Gloria”, en el cual se arroga la virtud de la osadía, dejándole a ella, la resignación de aguardar: “Confórmate mujer: hemos venido a este valle de lágrimas que abate, tú, como la paloma para el nido, yo, como león para el combate”.

Lo más reciente en el sainete nacional, es la reaparición de doña Ifigenia Martínez, a quien recibió en sus frugales oficinas ubicadas en la trivial colonia Roma, de la Ciudad de México. Cuentan, o para decirlo sin eufemismos, la cuenta oficial informa que la dama zurda le señaló que “el sol azteca debe recuperar el rumbo y dar la lucha (sic) en contra del neoliberalismo, desde la verdadera oposición”.

Según esto, doña Ifigenia se arroga lo que hizo en su berrinche, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano: “Fundamos el PRD como una organización política opositora e independiente”.

Todos estamos equivocados. No se fundó el PRD para tratar de alcanzar la presidencia con don Cuauhtémoc como aspirante de la izquierda.

Yo sé que cuando la viuda del general Cárdenas le solicitó a Miguel de la Madrid Hurtado la candidatura del PRI para su hijo Cuauhtémoc, por alguna razón no pudo complacerla. Lo demás es historia reciente que únicamente los lactantes y los chupópteros chasqueados han olvidado.

Ningún articulista de polendas se ha ocupado de elucidar, la verdadera razón que dio lugar al advenimiento del PRD. Fíjese bien, inteligente lector en lo siguiente: Ni siquiera iba a ser PRD. La idea del linajudo Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, “el de la prosapia”, según don Porfirio Muñoz Ledo, era llamarlo PDR. El cambio lo sugirió, “el de los méritos”, para evitar burletas. Podría algún guasón llamarlo: El Pedorrata. Hoy, los dos que se antagonizaron andan de manita sudada.

Ni Eva Cadena. Ni la colusión de Rigoberto, el delegado moreno de Tláhuac, le quitan el sueño al iluminado. El está seguro de salir indemne de la guerra sucia. Y a propósito: ¿Hay también guerra limpia?

DIGRESIÓN: Rafael Márquez, ha sido manchado. Su imagen como deportista ejemplar, aun si llegara a probar estar ajeno a los señalamientos del Gobierno estadounidense, jamás se recuperaría. El no es AMLO.

GIRÁNDULA CATÁRTICA: Cuando quien opina carece de independencia, todo cuanto diga tiene características de manipuleo.

Comentarios