Los inútiles

Mauricio Zapata

 

 

Hemos abordado en algunas ocasiones ya este tema, el de los partidos políticos que nada ofrecen y nada aportan ni a la democracia ni a la ciudadanía ni a nadie.

Además de todo son caros y nunca ganan nada.

Un ejemplo es el Partido Verde Ecologista de México (PVEM). Ah… los ecologistas tamaulipecos; esos que nadan de a muertito. Como que esa es su ideología, esa es su línea de chamba, su estandarte.

Estos navegan para donde mejor les convenga.

Lo único que buscan es seguir mamando las prerrogativas, sus propuestas son vanas, algunas fusiladas de otros partidos políticos con quien por lo regular se alían en los procesos electorales.

Sus cuadros, son gente que de plano no ofrece nada, son pocos los que en realidad están por convicción y porque quieren hacer algo diferente, sin embargo, como son pocos no los dejan hacer.

¿Qué nos ofrecen?

Nada, absolutamente nada.

Es un partido político que ha sabido aprovechar las oportunidades.

Es un partido político que ha sabido negociar con la cúpula política.

Es un partido político que se ha beneficiado del poder.

Es un partido político que poco ha hecho por el interés común.

A donde más ha trascendido es a nivel legislativo en donde ha logrado meter varios legisladores a nivel federal y a lo mucho dos en el ámbito estatal.

En el Congreso de Tamaulipas, de las últimas cuatro legislaturas, han tenido siete diputados. En donde han sido casi para la misma persona que no han sabido trabajar en ese ámbito, y son pocas las iniciativas de su cosecha que han ingresado; algunas de ellas, no aprobadas ¡por ellos mismos!

Por ejemplo, el de prohibir que los circos o espectáculos que se presenten en la entidad no lo hagan con animales.

Los otros diputados, han pasado totalmente desapercibidos cuando han asumido una curul en el Congreso estatal. No se recuerda que hayan hecho algo espectacular en favor de la ciudadanía.

En la LXI Legislatura (2007-2010), hubo uno que trascendió a nivel nacional. Pero no crea que por alguna proposición interesante, sino cuando en plena contingencia por la Influenza AH1-N1, durante una sesión se colocó en el pecho unos cubre bocas simulando que era un brasier.

Pero el PVEM, les decía, poca representatividad ha tenido. De hecho, a su dirigente estatal se le designa por dedazo desde el CEN, es decir, no hay ningún proceso eleccionario. Y además, siempre queda una persona afín a su líder tras del trono, Jesús González Macías.

Hasta hace un año y meses, era el fiel aliado de los priistas, pero ahora que estos ya no ostentan el poder, ya se hicieron a un lado y le empezaron a hacer ojitos a los panistas para que estos los tomen en cuenta en una posible coalición y de esa manera ayudarse a seguir con prerrogativas y al menos con una curul en la bolsa.

Al PRI le convenía porque usaba esas siglas como ellos querían, como una parte estratégica electoral, para pasar nombres de priistas y éstos llegaran al Congreso por ese partido sin que hubiera una sobrerrepresentación.

Hoy los ecologistas tamaulipecos están en pleito interno. Sí, los poquitos militantes de esa franquicia están peleando cómo mandar en ese partido. Son pocos, y esos pocos, andan de la greña por tener poder y seguir teniendo un hueso que les permita tener un mejor nivel de vida.

Al final, seguirán haciendo lo que mejor les convenga a ellos. No harán nada en favor de la ciudadanía en general.

En pocas palabras, seguirán nadando de a muertito sin que nos ofrezcan nada. No esperemos mucho de ellos, ah pero eso sí, nos cuestan mucho dinero al año.

Urge una reforma política que elimine a estos vividores de la política.

¡Es un partido inútil!

En cinco palabras: No nos sirven para nada.

PUNTO FINAL.- “La libertad política es una fábula imaginada por los gobiernos para adormecer a sus gobernados”: Napoleón

Twitter: @Mauri_Zapata

Comentarios