¡Que viva Victoria!

¡Que viva Victoria!

Alberto de la Garza.-

La dosis de aquel dos de septiembre de 2016 se repitió en casa y una vez más el Clásico Tamaulipeco se pintó azul naranja gracias a la victoria obtenida por parte de Correcaminos con marcador final de dos goles por cero ante la Jaiba Brava del Tampico Madero, que no mostró mucho en Ciudad Victoria.

Óscar David “Seco” Sánchez y Walter Chala fueron los encargados de darle los tres puntos a Correcaminos y quienes hicieron vibrar con el grito de gol el graderío del Estadio “Marte R. Gómez”, que lució como en sus mejores tiempos, abarrotado por la afición capitalina y también por una buena cantidad de aficionados “jaibos”.

Con esta victoria, Correcaminos amanece en la sexta posición de la tabla general con un total de seis unidades producto de dos victorias y dos derrotas, mientras que Tampico aparece en el lugar 13 con solo tres puntos. En la próxima jornada cinco, el equipo azul naranja visitará a la escuadra del Atlante, mientras que la Jaiba recibirá a Potros de la UAEM.

 

LAS ACCIONES

Una gran fiesta futbolera llena de emociones y buen sabor de boca fue la que se vivió la noche del viernes en la cancha del coloso de Carrera Torres, ante un total de nueve mil 500 aficionados que se dieron cita para abarrotar el graderío y hacer una entrada que hace mucho tiempo no se observaba.

Jonathan Hernández Juárez hizo sonar su silbato para arrancar con las acciones de la edición 30 del Clásico Tamaulipeco, con un Correcaminos volcado hacia el frente desde los primeros segundos, ya que así los mandó el técnico Ricardo Rayas para hacer valer su condición de local.

Cerca del minuto 30 del primer tiempo, el delantero local Luis Loroña tuvo la primera de verdadero peligro frente a la portería defendida por Humberto “Gansito” Hernández al tener un mano a mano, pero bien el visitante logró mandar a tiro de esquina y evitar el primer gol de la noche.

A partir de este momento, Correcaminos fue amo y señor del encuentro, metió a los “jaibos” a su propia cancha y en diferentes ocasiones tanto Walter Chala como Iván Pineda pusieron en aprietos a la defensa visitante, pero el “invitado especial” continuaba sin llegar en el Clásico Tamaulipeco, concluyendo así los primeros 45 minutos.

Para la segunda mitad las cosas poco a poco se fueron nivelando, Eduardo Fentanes, técnico de Tampico, realizó algunos ajustes en su plantel y comenzaron a tener el control del esférico, pero ante esto, Ricardo Rayas hizo los movimientos necesarios para contrarrestar a su rival.

César de la Peña y Carlos Rivas ingresaron al terreno de juego por Sergio “Samba” Rosas y José “Avión” Ramírez, teniendo así más profundidad hacia el frente y dando resultados rápidamente.

Después de tres tiros de esquinas, por fin el último fue el decisivo. “Chorri” de la Peña mandó el esférico justo al punto penal y con un gran salto, David Sánchez remató de manera precisa para mandar el esférico al fondo de las redes y lograr el uno por cero a favor de Correcaminos, explotando de emoción el graderío del “Marte R. Gómez”, justo al minuto 65 de tiempo corrido.

A pesar de encontrarse arriba en el marcador, Correcaminos se volcó hacia el frente en busca de ampliar la ventaja, ante un Tampico que no despertó y que fue bien aprovechando por los locales.

Corría justamente el minuto 82 de tiempo corrido cuando Walter Chala por fin pudo hacer de las suyas con la playera de Correcaminos, tomando el balón por el sector de la izquierda, pero poco a poco fue avanzando hasta la media luna desde donde sacó un disparo raso y potente para marcar el dos por cero para su equipo y así conquistar el Clásico Tamaulipeco.