Orbe

La gente quiere oír y ver seguridad

Ma. Teresa Medina Marroquín

 

 

A casi un año de gobierno de Francisco García Cabeza de Vaca, la impresión es que Tamaulipas ha dejado de vivir en la imaginaria que proclamaba una estabilidad inexistente.

Misma que en materia de seguridad pública no sólo había dejado de funcionar por razones obvias y cuya evidencia era el irremediable y absoluto fracaso, sino que lo grave se presentaba cuando la sociedad en su conjunto pagaba a la postre (y de mil formas aterradoras) las consecuencias de aquella presunción.

Presunción de una imaginaria que ciertamente costaba mucho dinero en imagen, sin que se trate hoy de culpar a una publicidad desde hace mucho tiempo legalizada, a la que sin duda se le pasó la mano.

Viene a cuento todo este contexto por las cien patrullas que García Cabeza de Vaca entregó este lunes en Ciudad Victoria, de las cuales 70 de ellas ya fueron destinadas exclusivamente a la seguridad de las carreteras de la entidad, conformando parte del compromiso que en esa asignatura se fijó hace más de un año el Gobierno de Tamaulipas y cuya prioridad había sido anunciada desde la campaña electoral.

Setenta patrullas que de la misma forma anuncian una acción convertida en un hecho inédito e histórico al ser las carreteras lugares preponderantemente vigiladas por fuerzas federales.

O sea que el Gobierno de Tamaulipas envió un oportuno mensaje a la Federación:

Ya le entramos con nuestros propios recursos al combate de un fenómeno que la gente quería oír y sobre todo ver.

Algo así como decir que la receta de la que por años se había hablado en las reuniones entre Estado y Federación, ahora se transforma en un proyecto verídico y consistente, resuelto a que su omisión (por las razones que hayan sido) que tanto costó a los tamaulipecos deje de producir muchos y graves equívocos.

Dentro de esa agenda repleta de compromisos que antes se percibían imposibles de aterrizar en la realidad, también se entregaron 30 patrullas que paralelas al despliegue de las 70 unidades con las que arrancará operaciones la nueva Policía Estatal de Auxilio Carretero, se destinarán a la Policía Estatal de Proximidad.

En tiempos de informes de Gobierno la noticia con hechos a la vista resulta plausible por el combate al terror carretero y por la imperiosa necesidad que en la ciudad demandaban los sectores productivos y sociales una policía de proximidad.

También es muy relevante destacar que el balance de inversión en este rubro ascendió a más de 180 millones de pesos, y que además de las patrullas incorporaron a 140 elementos que trabajarán en forma coordinada con las corporaciones federales, abonando una nueva imagen de las unidades referidas e incluyendo desde luego los costosos equipamientos y los distintos uniformes de ambas corporaciones.

La orden del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca en el evento que dio inicio a este despliegue histórico, y cuyos receptores fueron principalmente los altos mandos de la Secretaría de Seguridad Pública, no da lugar a ninguna interpretación equivocada.

Claramente precisó que la Policía Estatal de Auxilio Carretero jugará un papel clave y fundamental para garantizar la seguridad a los usuarios y recuperar la confianza de la ciudadanía.

Repito: jugará un papel clave y fundamental.

Agregó que se trabajará de la mano con la Policía Federal, el Ejército Mexicano y la Marina Armada de México. Bajo estas condiciones “vamos a hacer esto posible”, concluyó el Titular del Ejecutivo Estatal, sin antes dejar de reconocer que recuperar la seguridad es el principal reto del Gobierno del Estado de Tamaulipas.

 

ALMARAZ HABLÓ CON RESULTADOS

Y a propósito de resultados que la gente quiere oír y ver, el informe del alcalde de Victoria, Óscar Almaraz Smer, destacó en uno de los diversos rubros una inversión de 342 millones en obra pública, al punto de convertirla en un importante ejemplo de que los recursos públicos bien administrados (y con transparencia) alcanzan para mucho.

Fueron demasiados los logros alcanzados en un año de gobierno municipal que sería imposible describirlos en este espacio. Sin embargo, la sociedad victorense comprobó que la obra pública, la infraestructura educativa y los servicios públicos fueron la forma más eficaz de demostrar que el voto que lo llevó a la Alcaldía es digno de una democracia moderna, a pesar de que el país navega en un mar turbulento y en una crisis que parece interminable.

¡Feliz miércoles!

tessieprimera@hotmail.com, @columnaorbe, columnaorbe.wordpress.com