Poder político

Nos unifica la bravura de la naturaleza

 

Ciriaco Navarrete Rodríguez

 

Nadie podría negar que la bravura de la naturaleza unifica a todos los seres humanos del mundo, porque no existe ninguna fuerza superior a los imponderables caprichos naturales propios de nuestro planeta Tierra, como lo son, el rayo, la centella, las tormentas huracanadas y los igualmente poderosos sismos cuyos movimientos telúricos son sencillamente espantosos.

Esos fenómenos naturales han azotado con mayor fuerza en el sureste de México, donde se sintió un terremoto de 8.2 grados, y el cual realizó una tremenda destrucción, y provocó la muerte de muchas personas, todas inocentes, porque de nada se les puede culpar, debido a que fueron víctimas de esa hecatombe de la brava naturaleza.

Las afectaciones sufridas, ya están en proceso de reparación, y en este caso, además de reconocer ampliamente la solidaridad popular, es menester extender nuestro reconocimiento al Presidente Enrique Peña Nieto, por su determinación humanitaria, propia de su competencia presidencial, al haberse hecho presente para supervisar los daños sufridos por la población, y para expresarles su apoyo altamente humano,

Pero más allá de eso, el presidente Peña Nieto, giró instrucciones para brindar la ayuda económica y material que tanto necesitan las familias de Chiapas, Oaxaca y Tabasco, principalmente, donde se resintió la fuerza más destructora del referido terremoto, el cual lo mismo dañó, que derrumbó viviendas, edificios escolares, y hasta una gran parte del edificio municipal del Istmo de Juchitán, Oaxaca.

Por otra parte, el Estado de Veracruz, también sufrió los embates del huracán “Katia”, enorme fuerza de la naturaleza que cobró varias vidas humanas e hizo serios destrozos de viviendas y de muchas edificaciones propias de los municipios de Poza Rica, Tuxpan, y Papantla, entre otras jurisdicciones municipales.

Por encima de todo lo antes señalado, demos destacar la también gigantesca solidaridad humana del pueblo mexicano que siempre se unifica para brindar ayuda, a quienes son azotados por las imponderables fuerzas de la naturaleza, las cuales son totalmente ajenas a los caprichos ideológicos, y conceptuales de la humanidad.

Esa reflexión me permite hacer referencia a los desatinos y locuras gubernamentales del presidente norteamericano Donald Trump, quien de manera notoria se espantó, al ver las dos hecatombes que acaban de sufrir los estados de Texas y de la Florida, que materialmente fueron excesivamente dañados por dos poderosísimos huracanes, de categorías cuatro y cinco, y eso lo hizo reflexionar y bajar el nivel a su acostumbrada y muy censurada soberbia.

Esa realidad pudiera contribuir para el Donald Trump, se baje de su cápsula de superman, y por fin poner los pies en la tierra donde habita la humanidad, que al parecer, dicho sea literalmente, el Presidente norteamericano, en momentos en que se encuentra, fuera de sí, se ha querido “comer el mundo a mordidas”, como si fuera un imberbe e irracional adolescente.

En lo personal, a las familias afectadas por las fuerzas de la naturaleza, en todas las naciones del mundo, y particularmente a las mexicanas, les expreso mi personal solidaridad, y mi deseo de que pronto superen todas las consecuencias que esas desgracias causadas por las fuerzas naturales trajeron consigo.

Debo destacar también que el gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, conjuntamente con su gabinete, y con los 43 ayuntamientos de la Entidad, se ha mantenido atento y ocupado en garantizar protección integral a las familias tamaulipecas, que de una o de otra manera, han sufrido los embates de las referidas fuerzas naturales, las cuales, por fortuna, no han causado los severos daños, como los antes referidos.

En el ámbito del Gobierno de la República, al parecer el presidente Peña Nieto, hizo a un lado a los secretarios de Estado, y esa actitud evidencia claramente la carencia de democracia verdadera en su gobierno, al no tomar en debida cuenta a los demás gobernantes y funcionarios que están comprometidos para hacer su respetivo trabajo.

Ellos son los directamente responsables de la protección y ayuda a los compatriotas damnificados, y aunque acciones presidenciales de Peña Nieto, están siendo favorables a las familias mexicanas afectadas por las referidas fuerzas naturales, no deja de ser muy notorio el centralismo gubernamental antidemocrático, que él encabeza.

Además, quedó de manifiesto la vulnerabilidad de las infraestructuras del país, mediante las cuales se evidencia con toda claridad, que lo mismo existen deficiencias profesionales, de los ingenieros y arquitectos, que son los responsables de las construcciones que hacen las empresas del ramo de la construcción, así como las propias dependencias institucionales como el INFONAVIT, y el FOVISSSTE, entre otras, dependencia gubernamentales, cuya corrupta deshonestidad, ha quedado de manifiesto en repetidas ocasiones ha quedado al descubierto…

A propósito de la corrupción señala ojalá que jamás nos llegue un fuerte temblor o un feroz huracán al norte del país, y particularmente a Tamaulipas, porque sería una catástrofe, debido a que las empresas constructoras, tanto las ya señaladas, como las privadas, quedarían seria, y legalmente comprometidas, por la sencilla razón de las miles de casas que han construido en Tamaulipas, en su gran mayoría colapsarían y matarían a muchísimas familias tamaulipecas.

E ´mail: [email protected]

Facebook: Ciriaco Navarrete Rodríguez