Cuesta arriba

Juan Carlos López Aceves.-

Con un nivel de confianza del 95 por ciento y margen de error estadístico de +/-4.79 por ciento, la encuesta nacional en vivienda levantada entre el siete y el ocho de octubre, por la firma Buendía y Laredo, debe poner en alerta a MARGARITA ZAVALA. Las opiniones sobre si tomó una buena decisión en abandonar al PAN están muy divididas. El 44 por ciento de los ciudadanos entrevistados, consideran que hizo bien. Mientras que el 41 por ciento opinan que no, porque su salida ayuda al PRI. Su Cuarto de Guerra deberá tomar cartas en el asunto, sobre todo porque el 52 por ciento de la gente piensa que ella tenía mayor posibilidad de llegar a Los Pinos, quedándose en Acción Nacional, y únicamente el 33 por ciento considera que puede como candidata independiente.

La Sala Situacional, integrada por gente de absoluta confianza del gobernante o candidato, según sea el caso, y con experiencia en la materia, es el espacio en donde se toman las decisiones más importantes. La de MARGARITA ZAVALA tiene una de cara al 2018: ser competitiva sin la estructura del PAN. Y bastante limitada en su acceso al financiamiento público.

Dos punteros y un tercer lugar que no está descartado. Si en octubre de 2017 se realizara la elección presidencial, MORENA obtendría el 22 por ciento de las preferencias y el PAN el 19 por ciento. Atrás se colocaría el PRI con el 16 por ciento. Tomando en cuenta que existe un margen de error de +/-4.79 por ciento, hablamos de un empate técnico, entre el partido que postula a AMLO y el que preside RICARDO ANAYA.

Por este margen de error estadístico, de 4.79 puntos hacia arriba o abajo, puede que el PRI ronde el 20 por ciento de las preferencias, y que MORENA y el PAN bajen sus respectivos porcentajes al 18 por ciento y 15 por ciento, respectivamente. La vitrina metodológica de la encuesta abre esta posibilidad. Aunque el PRI, y esto hay que subrayarlo, tiene el campeonato indiscutible en el torneo del voto negativo: es el partido por el que nunca votaría el 41 por ciento de los entrevistados, lejos del PAN y MORENA que tienen el 13 por ciento. Cuando a los ciudadanos se les pregunta, si un Llanero Solitario (Candidato/a Independiente) puede ganar una elección, apenas el 11 por ciento dice que sí. El Frente PAN-PRD-MC cosecha el 32 por ciento, la alianza MORENA-PT el 26 por ciento y la coalición PRI-PVEM-PES-Nueva Alianza, el 21 por ciento.

Nada fácil la tiene MARGARITA ZAVALA. Agregue a este camino cuesta arriba, el tema de los dineros que se necesitan para desplegar una campaña, a lo largo y ancho del país. Para dimensionar la diferencia que existe entre ser candidato con partido o por la vía libre, le comento que para el 2018 el monto para gastos de campaña que en conjunto recibirán los nueve partidos, es de 2,148’166,623 millones de pesos. De los cuales el PAN recibirá $413’959,570, más los recursos destinados al mantenimiento de sus actividades ordinarias, 827’919,141 millones y $24’837,574 para actividades específicas. Además $24’837,574 para impulsar el liderazgo de las mujeres panistas, $14’321,110 se etiquetan para la franquicia y $77,055 para franquicia telegráfica.

Suman alrededor de tres mil 439 millones de pesos, que el PAN recibirá por los diferentes conceptos del financiamiento público, durante el 2018. ¿Qué partida recibirán MARGARITA ZAVALA, EL BRONCO y demás aspirantes, que logren el aval de Candidatos Independientes? El Consejo General del INE, atendiendo lo que disponen los artículos 407 y 408, de la LEGIPE, aprobó 42 millones 963 mil 332 pesos, a distribuir entre el conjunto de Candidatos Independientes. Vamos a suponer que cinco aspirantes logran su registro. A cada uno le tocan ocho millones 592 mil 666 pesos. Cuesta arriba, por no tener estructura para la movilización y la vigilancia del voto. Y en franca desventaja, por recibir un financiamiento que es irrisorio para desplegar una campaña nacional. Es el camino que recorren los que juegan sin partido.

 

Comentarios