El Caso EHF al Senado… versión PAN

Diego López Bernal.-

¿Quiere conocer la calidad histriónica de un político?, pregúntele de corrupción. En Tamaulipas ese argumento del combate a las artes oscuras de los gobernantes, funcionarios públicos y legisladores está de moda. Y qué buen show nos regalan día tras día.

Claro, esta corriente mediática hay que agradecerla a las nuevas instituciones recientemente fundadas, a quienes las dirigen y, sobre todo, a aquellos que tomaron las riendas de estas acciones el otoño pasado. Qué actuaciones… ¡soberbias!

Acomodémonos en nuestra lejana butaca de gayola, limpiemos bien los binoculares y disfrutemos de esta serie netflixtesca llamada Combate Anticorrupción; comenzamos con la más alta tribuna de la Nación. ¿Le dice algo el apellido Gómez del Campo?

Comprenderemos si la memoria llevó a nuestro compañero de butaca al Caso ABC, aquella terrible tragedia en la que murieron 49 bebés en un incendio lleno de negligencia y que terminó en total impunidad. Tampoco hablamos de la salida de Margarita del PAN; no, eso ya es viejo.

Lo nuevo lo dio la senadora de ese mismo partido de nombre MARIANA GÓMEZ DE CAMPO, quien hizo una propuesta en la Cámara alta con relación al caso de EUGENIO HERNÁNDEZ FLORES. La cosa era simple, aplaudir a la Procuraduría tamaulipeca por la detención.

Lo curioso vino con la argumentación de la proposición que también firma la tamaulipeca SANDRA LUZ GARCÍA GUAJARDO, pues la sobrina de la ex pareja presidencial se convirtió por obra y gracia del fuero constitucional en jueza al consignar (textual) que: “El caso de Eugenio Hernández debe ser castigado puntualmente y sentenciado por cada uno de los delitos que cometió”.

A reserva de que hoy se decida el siguiente paso que vendrá en el proceso legal del ex gobernador, queda claro que la senadora panista usa la trama del combate a la corrupción como mejor se le acomoda. El punto era aplaudir y buscar legitimar al Gobierno de Tamaulipas desde el Senado. ¿Había necesidad de eso?

Tal vez una carta menos quemada lo haría más creíble.

 

…HASTA QUE SE COMPRUEBE LO CONTRARIO

“Hay que recordar que todos son inocentes hasta que se les compruebe son culpables”. Esta frase la dijo ayer el presidente del Congreso de Tamaulipas, CARLOS GARCÍA GONZÁLEZ. ¿Se refería al Caso EHF? Claro que no…

Se trata de otro caso en esta serie de intrigas y desamores corruptibles que protagoniza la Auditoría Superior del Estado. Resulta que este miércoles el Presidente del Legislativo demuestra nuevamente sus dotes actorales al revelar que los ex alcaldes de Nuevo Laredo y Matamoros han sido requeridos porque las cuentas no salen.

Nada de alarmarse, nada más se habla de dos mil 200 millones de pesos, han de ser boberías de no presentar facturas y cosas de ese tipo, minimizó GARCÍA GONZÁLEZ sobre el combate a la corrupción que encabeza la temida ASE, pues se trata de ex presidentes que llegaron a las alcaldías por… sí, le atinó, por el PAN.

Lo bueno, para muchos panistas, es que CARLOS CANTUROSAS y LETICIA SALAZAR no tendrán mucho tiempo para andar pensando en el futuro electoral, pues antes habrá que arreglar eso de los 900 y mil 300 que, respectivamente, no le cuadran en las cuentas al Auditor.

Lo dicho, todo depende del cristal con que se mire.

 

EL GRAN CIRCO

Primer Acto.- Sale la secretaria Isabel y practica tranquilamente el turismo legislativo ante las débiles críticas de la oposición.

Segundo Acto.- Sale el procurador Irving procurando no desgastarse ante los tímidos chiflidos de los diputados opositores.

Tercer Acto.- Salen los diputados panistas y dejan hablando solo a Alejandro en plena tribuna al terminar la sesión.

¿Cómo se llamó la obra?

“Lo que el viento se llevó”.

 

Comentarios en:

[email protected]

Comentarios