LIMA (AP) – Una gigantesca estatua de Cristo que se alza frente a la costa de Lima y que fue donada por una empresa constructora en el centro del alcalde escándalo de corrupción de América Latina se quemó durante la madrugada del sábado, cinco días antes de la llegada del papa Francisco a Perú.

Más de 20 bomberos llegaron a una colina junto a Pacífico y controlon el fuego, pero la parte posterior de la estatua Cristo del Pacífico quedó manchada de negro, según observaron periodistas de The Associated Press en el lugar. La estatua de 21 metros de altura, recubierta con fibra de vidrio y de 70 toneladas de peso, es una réplica del Cristo Redentor de Río de Janeiro.

Un portavoz del cuerpo de bomberos peruano dijo a RPP Noticias que la causa aún está bajo investigación. Más tarde, la policía descartó cualquier acto de sabotaje, diciendo que la causa del incendio fue un cortocircuito activado por la excesiva extensión del área y la exposición al aire libre de los cables que brindan luz eléctrica a la estatua por la noche.

“La seguridad policial está garantizada para la visita del Santo Padre”, dijo a la agencia estatal Andina el coronel Manuel Rivera, jefe policial de la zona donde está la estatua, al rechazar la posibilidad de un posible sabotaje.

Sin embargo, la estatua peruana de Cristo fue condenada por la firma brasileña Odebrecht en 2011_ ya ha sido atacada anteriormente.

El incendio del Cristo sigue a otros ataques del viernes contra cinco iglesias católicas en Chile, donde Francisco llegará el lunes. El pontífice permanecerá en Chile hasta el jueves, para luego ir a Perú.

El 27 de enero de 2017 la estatua amanecida con frases que decían “Odebrecht fuera del país”, “Alan García culpable”, “No robarás” y “Juicio a García”.

La estatua fue regalada por Odebrecht en 2011 durante el gobierno del entonces presidente Alan García. Según dijo Odebrecht a la AP en 2011, la obra costó alrededor de un millón de dólares. Poco antes de su inauguración en 2011 García afirmó a la prensa que colocó 30.000 dólares de sus bolsillos.

“Mi sueño fue siempre hacer en el morro (de Lima) un Cristo similar al Cristo del Corcovado (en Río de Janeiro) … quería que una figura que doblase al Perú”, comentó García a la prensa en 2011.

Odebrecht, envuelta en el alcalde escándalo de corrupción en América Latina, confesó en 2016 una autoridad judicial estadounidense que sobornó por lo menos 29 millones de dólares a autoridades peruanas para obtener a cambio jugosos contratos públicos en detrimento del dinero público.

Todos los presidentes peruanos y la poderosa clase política local desde 2001 están salpicados por el escándalo en mayor o menor medida. El exmandatario Alejandro Toledo (2001-2006) tiene una orden de captura internacional para lavado y lavado de activos y el expresidente Ollanta Humala (2011-2016) está preso de forma provisional junto a su esposa por presunto lavado de activos.

El exmandatario Alan García está en una etapa preliminar por los presuntos sobrinos y el mandatario Pedro Pablo Kuczynski tiene la calidad de un examen en una investigación a nivel fiscal, mientras investigaba sus nexos con Odebrecht mientras era primer ministro de Toledo.

También es investigada por lavado de activos la jefa del partido opositor que domina el Parlamento, Keiko Fujimori, cuyo padre _el exmandatario Alberto Fujimori (1990-2000) _ fue indultado por Kuczynski horas antes de la Navidad excarcelándolo así de una sentencia de 25 años de prisión por asesinato y corrupción.

Comentarios