Redacción El Diario

NUEVO LAREDO. – Una persona del sexo masculino fue encontrado sin vida al interior de su casa envuelto en una sábana bañada en sangre.

El hoy occiso fue identificado como Jorge, de 42 años de edad.

El sangriento crimen fue reportado a las 22:27 horas del pasado lunes 12 de febrero.

Después de recibirse la llamada a la guardia de la Policía Estatal Investigadora, los elementos de la Procuraduría General de Justicia acudieron al domicilio ubicado en la calle Jesús Carranza entre Arteaga de la Zona Centro.

Al darse a conocer los hechos, se reportó que una persona se encontraba desaparecida y que llegó un amigo a buscarlo y que encontró sangre en su departamento.

Los elementos Investigadores se trasladaron hasta el mencionado lugar pudiéndose observar un lugar cerrado, así mismo se observó una construcción de material con placa de concreto de dos plantas, la cual es utilizada como departamentos en la planta alta.

Cómo primer respondiente acudieron elementos de la Policía Estatal Acreditable quienes atendieron el llamado por parte de C-4.

Los agentes de la PEA informaron que en el domicilio antes mencionado se reportaba que el cuarto se encontraba con sangre en el piso y que su mejor amigo llegó a buscarlo.

Al subir al departamento observaron que se encontraba un envoltorio en sábanas observando una mano con sangre y solicitaron la presencia de paramédicos atendiendo el llamado el paramédico en la unidad de la Cruz Roja.

Asimismo, se entrevistó al amigo del hoy occiso, quien se identificó con una licencia de conducir del Estado de Texas, quien manifestó que era el mejor amigo del fallecido, y que vino a ver si se encontraba su amigo Jorge, a quien tenía 20 años de conocerlo ya que desde el día sábado 10 de febrero del presente año, no le contestó mensajes ni llamadas.

Dijo que el hoy occiso le había mandado un mensaje el día sábado a las 23:19 horas, diciéndole que había conocido a un chico de Jalisco en donde le decía; “y veré cómo canta el tapatío”.

Al ver que ya no le contestaba en el trascurso de los días fue el motivo que vino a ver si ya había llegado.

Al llegar a la calle observó que la puerta estaba un poco abierta, y llegó en ese momento la Policía y comentamos que la puerta del departamento de mi amigo estaba abierta.

Al ingresar al departamento con la policía y con sus lámparas observaron que el piso tenía manchas de sangre, y al entrar a un cuarto observamos un bulto con sangre y las paredes con manchas de sangre.

Posteriormente, tanto el amigo del occiso como los agentes policiacos salieron del departamento, ya que se requería la presencia del ministerio público.

Al ser cuestionado por los elementos investigadores el amigo del occiso mencionó que no lo miraba desde el día miércoles siete de febrero, haciendo mención que su amigo no tenía pareja sentimental por lo que salía con cualquier chavo que le gustara.

Comentarios