Reforma energética… ¿Y a mí qué?

0
115

Diego López Bernal

 

A lo largo y ancho de México se sigue hablando de la “madre de todas las reformas”. ¿Lo recuerda? Fue el debate legislativo más importante de las últimas décadas.

Se gastaron tinta a raudales para convencer a los mexicanos de que la apertura del sector energético a la empresa privada será la cura de todos nuestros males. Pero…

¿A mí qué? Cada que me toca ir a la gasolinera entré en un estado de nerviosismo tal que el recubrimiento del volante ya está todo desgastado, del sudor que le impregno.

¿Cuánto costará ahora la dichosa Magna? Y es que uno de los espejitos de aquellos años en los que se debatió la reforma energética era que la gasolina sería más barata. ¡Ajá!

En serio, a poco no sale todo encabritado de la estación de gasolina “fulana de tal” (eso sí, ahora se llaman como quiera el propietario) después de pagar la cuenta. Nadie se salva.

Ayer mismo, aquí cerquita, en Altamira, el secretario de Energía, PEDRO JOAQUÍN COLDWELL dijo que los beneficios de la reforma comienzan a cristalizarse en Tamaulipas. Achis.

¿A mí qué? De qué le sirve a mi cada vez más escaso ingreso familiar que vayan a construir el súper wow centro de almacenamiento de combustibles en el sur de nuestra entidad.

Sí, el mentado Supera (Sistema  de Suministro de Petrolíferos de Altamira-Bajío) recibirá chorromil millones de gasolinas importadas (100 mil barriles diarios, nada más para no exagerar) para distribuirlas al centro del país.

¿A mí qué? Si encontrar una gasolinera que de perdido me venda litros completos es una tarea que ni Google ha podido realizar, (lógicamente Profeco es un cero a la izquierda, porque a la derecha es de los vendedores).

Y lo mismo sucede con el gas LP. Nombre, en un descuido el riesgo de un espasmo nervioso es más alto que nunca, porque ni idea tenemos de cuántos pesos ha aumentado el precio del tanque.

Pero no se preocupen tanto, parecía decirnos ayer JOAQUÍN COLDWELL cuando ayer mismo dijo que a lo largo de la reforma energética Tamaulipas recibirá inversiones mayores a los 50 mil millones de dólares.

¿A mí qué? Eso sí, a presumir los logros de la dichosa reforma nadie escapa. Lo mismo se ufana el Presidente de la República que todos los gobernadores y alcaldes en donde aterrizan las inversiones.

Fíjense, para darnos otra idea. La reforma energética es una tentación de todos los partidos políticos y puede ser vista como se les antoje, según sean los objetivos.

Para el Gobierno del Estado es lo mejor que nos pudo pasar. Para los candidatos del mismo partido en el gobierno es lo peor que nos sucedió… Por eso reitero… ¿Y a mí qué?

Con este tema solo gana uno. PRI y PAN siguen alimentando la ambición de ser presidente de “ya saben quién”. No digan que no se los dijimos a tiempo. Aplausos.

 

REFLEXIONES…

Hablando de simulaciones… En algún momento dado nos ha tocado hacerlo para no incomodar, para no generar un problema o simplemente para llevar la fiesta en paz, como solemos decir coloquialmente. Sin embargo, simular un estado de ánimo, cualquiera que sea el fin, no está justificado como medio. Expresar nuestros sentimientos de manera sincera siempre nos llevará a un mejor y más tranquilo puerto de nuestra vida. Podría tomar más tiempo, pero más vale una tempestad temporal que una simulación duradera, que  tarde que temprano nos cobrará una factura.

 

Comentarios en: [email protected]

Comentarios