Fue encontrado en una playa de Reino Unido de nombre Rhossili beach.

Tiene un esqueleto de 5 pies (1.52 m) con una cabeza larga y una gran línea de mandíbula y algunos creen que es un cetáceo, como una ballena, un delfín o una marsopa.

“Cuando lo miras la primera vez, puedes pensar que es un cocodrilo, pero ciertamente no lo es”, dijo el experto de la Universidad de Swansea, Dan Forman.

Beth Janetta, de 41 años, descubrió el cadáver mientras paseaba a sus perros.

El guardabosque del Área de Confianza Nacional, Mark Hipkin, quien fue llamado para recoger los restos, dijo que pensaba que era una marsopa.

“Tenemos marsopas lavando regularmente, así como delfines y focas, y a veces ovejas”, dijo.

El Dr. Forman, especialista en biociencias, dijo: “La línea de la mandíbula sugiere que es como una ballena cetácea o un delfín”.

 

Con información de: www.bbc.com

Comentarios