Redacción El Diario

Camargo, Chihuahua. – El jueves 17 de mayo, una niña identificada como Erika “N” de dos años de edad, desapareció en la comunidad rural El Molino, a la altura del kilómetro 31 de la carretera libre Camargo-Jiménez, mientras se encontraba jugando con sus hermanos en un río.

Las autoridades comenzaron un operativo de búsqueda con la ayuda de drones y 50 personas para dar con su paradero, hasta que la encontraron si vida dos días después de su desaparición el 19 de mayo.

El cuerpo se encontró desnudo y en avanzado estado de descomposición a siete kilómetros del rancho El Molino, muy cerca de donde se había perdido inicialmente.

Tras la realización de la autopsia se determinó que la pequeña Erika había fallecido a causa de desnutrición, porque no sabía cómo llegar a su casa, así mismo, el vocero de la Fiscalía Zona Centro-Sur, Aid Pérez, dijo que no se le habían encontrado señales de alguna agresión sexual, solamente descomposición y signos de haber sido atacada por animales salvajes.

En la actualidad, Erika ya se encuentra con sus padres a la espera de poder darle sepultura.

Comentarios