MOSCÚ (AP) – Un colombiano fue la novedad en el entrenamiento de México y hizo los futbolistas sonrieran. No, no fue el técnico de Juan Carlos Osorio con una técnica muy ingeniosa.

El cantante Maluma acudió como invitado especial al martes al primer entrenamiento de la selección mexicana en Moscú, ante la presentación del “Tri” en el Mundial, el próximo domingo ante Alemania.

Maluma, quien participó en la ceremonia de inauguración, presenció la parte final de la práctica realizada en el estadio Strogino de esta ciudad, conversó con los jugadores y hasta realizó disparos a puerta ante el arquero Jesús Corona.

El astro colombiano de 24 años colabora además para la cadena Televisa, la más grande de México, que realiza durante la Mundialización un tradicional programa que analiza los partidos del día, con un aderezo de comedia y figuras del espectáculo.

La presencia de Maluma rompió con la monotonía de una práctica en lo más destacado fue la presencia del jugador del Porto, Diego Reyes, quien había realizado un trabajo diferenciado mientras se recuperaba de un desgarro en el muslo derecho.

La lesión de Reyes lo ha alejado de los últimos tres partidos de la preparación y el entrenador Juan Carlos Osorio dijo que conversaba con él después del entrenamiento para tomar una decisión sobre su futuro en el equipo mexicano.

En caso de no estar listo, el colombiano Osorio echaría mano de Erik Gutiérrez, el equipo del equipo final de 23 jugadores, pero el que viajó y entrena con los seleccionados en Moscú.

Reyes ha cometido sin molestias aparentes pero México no ha dado un reporte actualizado sobre la salud del jugador.

México y Alemania forman parte del Grupo F, junto a Corea del Sur y Suecia.

En el inicio del entrenamiento, Osorio coloco en el cuadro de “suplentes” una jugadores que más bien podrían ser parte de la alineación de inicio ante Alemania: por el costado izquierdo estaba Hirving Lozano, por la derecha Jesús Corona, con Javier Hernández de nueve, Carlos Vela por detrás de él, y Héctor Herrera y Andrés Guardado como interiores.

La formación es similar a la que México usó ante Alemania en la Copa Confederaciones del año pasado, con un resultado no muy bueno. La selección mexicana fue aplastada 4-1 en semifinales.

Comentarios