Julio L. Guzmán

Reynosa, Tam. – Bajo acordes de “Te Va Ángel Mío”, flores, globos blancos, llanto y dolor, Jesús Antonio Hernández Martínez, el estudiante muerto por una bala perdida en el patio de su secundaria, descendió en ataúd a su última morada.

El joven futbolista, que estaba a diez días de graduarse de secundaria, fue despedido por unos 300 familiares, amigos de su colonia La Cañada, compañeros y maestros de la secundaria 60.

Con los ojos enrojecidos, tristes y agotados, Jesús Antonio Hernández y la señora Noralia Martínez vieron descender el féretro de su hijo, eran las 11.45 horas.

De pronto un grito lánguido y desgarrador de una de sus tres hermanas rompió el silencio sepulcral de la agonizante mañana.

“Si vas al campo, llévale flores, muchas gardenias y un rosal”, tocaban los músicos, envolviendo a la concurrencia, que solidarios, se resistían a dejar sola a la familia tras los funerales.

Alejandro Arellanos Galván, director de la secundaria Sesenta, contenía su emoción para contestar al reportero: “era un estudiante bueno, de tercer grado, nomás le faltaban diez días para salir, andaba muy emocionado por la graduación, era muy jovial y querido por sus compañeros”.

El director platica que el lunes que la bala perdida surcó el cielo y cayó en la espalda de Jesús Antonio muchos compañeros creían que se había desmayado, pero al dia siguiente se dieron cuenta de las dimensiones de la tragedia.

“Es muy lamentable, no es la primera vez que hay balaceras por allí”, expresó.

El director destacó que entre las colonias Lomas Infonavit, Lomas Sección Las Fuentes y Las Cumbres, donde está la secundaria, seguido ocurren persecuciones y balaceras.

“El personal está muy consternado por lo que vivimos día a día, yo pido a las autoridades más presencia porque ahorita fue un alumno, mañana no sé cuántos más pueden haber”, advirtió melancólico.

“Hoy le tocó a Chuy, y en hora de receso, entonces yo pido de parte de la comunidad y de los padres de familia que pongan más vigilancia por esos enfrentamientos, ya no respetan que hay escuelas, que hay alumnos, estamos acompañando a Chuy a sus padres a su última morada”, dijo.

El director precisó que el joven Jesús Antonio se iba a graduar en la fiesta programada para el 23 de junio, esta semana no habrá clases por el luto de la escuela, pero al regreso definirán si realizan la ceremonia o la suspenden.

“Él tenía la ilusión de seguir estudiando, de jugar futbol, era un niño bueno”, dijo.

El director explicó que antes ya había hablado con todos los padres y estudiantes recomendándoles que cuando escucharan balazos se resguardaran en los salones lo más rápido posible.

“Hoy tan chicos sus compañeros y están aprendiendo del dolor de la vida”, dijo, pero agradeció a la Primera Dama de Tamaulipas, por hacerse responsable de los gastos funerarios de la familia por medio del DIF-Tamaulipas y por mandar apoyo de psicólogos para tratamiento de la familia y de sus compañeros que fueron testigos de los lamentables hechos.

Comentarios