Londres, 7 Jul (Notimex).- Los ingleses cantaron, bailaron y gritaron el triunfo de su selección de futbol frente a la de Suecia, en un partido en el que con dos tantos aseguraron el pase a semifinales en el Mundial Rusia 2018, un hecho que no ocurría desde hace 28 años.

La joven selección del técnico Gareth Southgate sorprendió a su contrincante escandinava con goles de Harry Maguire al minuto 30 y Dele Alli al minuto 58.

Durante los 120 minutos del juego, el país se semiparalizó en plazas, parques, “pubs” y restaurantes, para alentar con sus gritos de “ya viene a casa” en clara referencia de que la Copa del Mundo viene de regreso a Inglaterra.

La última vez que la selección inglesa ganó un Mundial fue en 1966, en el estadio de Wembley de esta ciudad. Fue derrotado en semifinales en 1990 contra Alemania Occidental en una fase de penales que aún no se olvida.

Los ingleses fueron más efectivos y nunca perdieron la esperanza de avanzar a la siguiente fase, en la que se enfrentarán al ganador del partido entre Croacia y Rusia.

Comentarios