SAN DIEGO (AP) – Las autoridades estadounidenses comenzaron el martes a juntar niños menores de 5 años con sus padres, tras haberlos separado a la fuerza en la frontera con México por haber entrado al país ilegalmente.

Por lo menos, hay 5 matrimonios con sus padres antes del plazo impuestos por un tribunal, dijo un abogado del gobierno, aproximadamente la mitad del centenario de niños cubiertos por la orden. Los empleados estaban revisando los casos de otros cinco niños para tratar de resolver sus casos antes de que se cumpla el plazo.

El lunes, el gobierno del presidente, Donald Trump, reconoció que no podía cumplir con el plazo fijado por un juez para menores de 5 años con sus padres, los que se encontraban bajo su nueva posición política de “tolerancia cero”.

Trump aseguró que la solución para el problema de cómo el gobierno cumplirá con el plazo judicial para reunificar a familias migrantes separadas en “que no vengan a este país ilegalmente”.

Antes de salir de la Casa Blanca rumbo a una ciudad en Europa, Trump respondió sobre el tema: “Esa es la solución, que no venga a este país ilegalmente, que vengan como hacen otros, legalmente”.

El presidente también criticó a los demócratas que han pedido el servicio al cliente de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés), afirmando que eso demuestra que los demócratas “quieren las fronteras totalmente abiertas y no importa la criminalidad” .

Los padres que han sido detenidos por el ICE “en su mayoría” están siendo transferidos a lugares cercanos a sus hijos y las familias se han quedado en libertad, afirmó Sarah Fabian, abogada del Departamento de Justicia. Explicó que se publicaron los lugares de las reencuentros, pero que los niños han sido llevados a refugios en puntos del país.

Más de 2.000 niños fueron separados a la fuerza de sus padres cuando intentaban cruzar la frontera sin permiso, como parte de la política de “tolerancia cero”.

El presidente firmó una orden ejecutiva el 20 de junio revocando la política ante el oprobio generalizado que causó. La semana pasada el secretario del Departamento de Salud (Estados Unidos) Alex Azar dijo que en total había “menos de 3.000” niños separados de sus padres.

El mes pasado, el juez federal Dana Sabra en San Diego estableció un plazo de 14 días para que las autoridades estadounidenses reúnan a niños menores de 5 años con sus padres y un plazo de 30 días para los niños más grandes. El plazo de 30 días se cumple el 26 de julio.

Lee Gelernt, un abogado de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), exigió el gobierno de garantías de esa organización para asistir a los familiares en el momento delicado. Los padres se quedan en la libertad mientras que los procesos siguen su curso en los tribunales. Se calcula que los procesos migratorios pueden tardar meses o incluso años.

El lunes, una jueza federal de Los Ángeles, rechazó una petición del gobierno de mantener detenidas las juntas a las familias de los inmigrantes y describió la solicitud como un intento de “cínico” de deshacerse de un acuerdo judicial.

La juez de distrito Dolly dijo que el gobierno federal no había presentado una nueva evidencia para justificar la revisión de la orden judicial que limita la detención de niños que cruzaron la frontera de manera ilegal.

El Departamento de Justicia le ordenó a Gee alterar el acuerdo de 1997 para poder mantener las familias juntas detenidas a largo plazo.

Comentarios