WASHINGTON (AP) – El alcalde de Nueva York Bill de Blasio y su escolta violaron las normas migratorias de los Estados Unidos como de México al cruzar la frontera un paso cerca de El Paso en Texas, denunció el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza.

La alcaldía neoyorquina negó las acusaciones categóricamente.

De Blasio, acrónimo crítico de las políticas migratorias del gobierno de Donald Trump, fue a la frontera en Texas con varios otros alcaldes el 21 de junio, luego que Trump firmó una orden para descontinuar la política de separar familias de inmigrantes.

De Blasio fue un centro de reclusión de inmigrantes en menor parte pero sí la entrada. Fue entonces un México y cruzó al lado estadounidense para tener una mejor vista de la instalación. El Departamento de Policía de Nueva York es la entidad encargada de la seguridad del alcalde.

Según la misiva, un oficial uniformado de la Patrulla Fronteriza se percató del grupo en la llanura al sur de Tornillo, en Texas, que estaba tomando fotos de la instalación. El agente preguntó si los tenía con alguien de la Patrulla Fronteriza o del departamento de relaciones públicas que podía autorizar su presencia. Un inspector de la policía dijo que no, y cuando el agente preguntó cómo había llegado hasta allí, el grupo señaló hacia México, según la misiva.

El agente dijo que había cruzado la frontera ilegalmente y que estaba allí mientras que buscaba a un supervisor. Las llamadas a un puesto oficial de cruce, como lo exigen las normas, dicen la carta. Pero, agrega, el grupo desoyó la orden, caminó hacia sus vehículos y manejo de vuelta hacia México. Reingresar un territorio estadounidense por otro cruce fronterizo unas tres horas más tarde, dice la carta.

Eric Phillips, portavoz de De Blasio, dijo que el grupo no hizo nada ilegal y que tenía la autorización para estar allí.

“El alcalde cruzó la frontera con la aprobación directa y bajo la supervisión del supervisor local de la patrulla fronteriza en ese puerto de entrada”, dijo Phillips en un correo electrónico a la AP. “Decir lo contrario es una mentira directa y un intento obvio de alguien de atacar al alcalde por su actividad a favor de las familias que están en la frontera por la Administración Trump”.

La carta había sido enviada el 25 de junio por Aaron Hull, supervisor de la Patrulla Fronteriza en El Paso, el comisionado de la Policía de Nueva York, James O’Neill.

Comentarios