Listos para la próxima

0
65

Clemente Castro González

 

Era predecible que en la rueda de prensa que llevó a cabo el Partido Acción Nacional (PAN), el día de ayer, se ponderara que en los comicios se dieron resultados positivos, en tanto que se aumentó a 31 el número de municipios ganados, en los cuales se concentra la mayoría de los tamaulipecos.

Tampoco fue sorpresa que subrayaran que ahora tendrán tres diputados federales de mayoría, si no dicen otra cosa las instancias legales, en las cuales se interpusieron recursos por parte del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA).

Entre las reiteraciones, igual se escuchó que el panismo tamaulipeco resistió el “tsunami” que desataron los seguidores de ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR el uno de julio.

Lo que también se dijo, de parte de FRANCISCO ELIZONDO SALAZAR y GERARDO PEÑA FLORES, presidente y secretario de Acción Nacional, en forma respectiva, es que están listos para encarar la contienda mediante la cual se renovará el Congreso tamaulipeco, el próximo año.

A su juicio hay condiciones para salir adelante, dado que en la entidad los ciudadanos refrendaron con su voto el reconocimiento al gobierno de la entidad.

Recordemos que en septiembre inicia el año electoral que incluye el proceso de competencia en 22 distritos y la disputa por 12 representaciones plurinominales.

Lo inédito para el PAN es que su adversario principal no será el PRI, sino MORENA, un instituto emergente que se estrenará en la Presidencia de la República y cuyos líderes, que hacen labor en la entidad, establecieron por meta ganar mayoría en la próxima Legislatura.

He ahí el detalle, por aquello de que los buenos gobiernos dan votos y, si fuera el caso, tendremos dos referentes con sus respectivos partidos, aliados y candidatos.

Por supuesto que lo que suceda en dicha elección, en el 2019, perfilará lo que vendrá rumbo a la sucesión del Ejecutivo estatal.

Desde luego que los panistas así deben observar y tan es así que, en la actual coyuntura, dan cuenta de los números que les benefician y tratan de minimizar tropiezos. Al fin y al cabo eso es parte importante del manejo político.

El asunto es que “Kiko” ELIZONDO no se ve fuera de la dirigencia del PAN y se apresura a prepararse, junto a sus representados, para los retos que tendrán en el futuro inmediato.

Con relación a PEÑA FLORES, por lo pronto bajará la línea a los funcionarios de elección popular que resultaron victoriosos, para que no se les olvide hablar del Plan de Desarrollo de la entidad y los logros que, desde su perspectiva, se tienen y debe darse a conocer.

De cualquier manera, propios y extraños saben que si la jefatura política estatal, entiéndase el gobernador FRANCISCO JAVIER GARCÍA CABEZA DE VACA, requiere de los buenos oficios de GERARDO, lo volverá a incorporar al gabinete.

Si fuera así, podría regresar a la Secretaría de Bienestar Social (SEBIEN) o al área que le indiquen.

En cuanto a “Kiko”, creemos que será invitado a ofrecer sus servicios en la gestión pública porque, en efecto, puede asumirse ganador de la contienda que todavía no culmina, desde un determinado punto de vista, pero quedó desgastado al generar expectativas que no se alcanzaron.

A propósito, si llegaran a darse altas y bajas en el equipo del Jefe del Ejecutivo estatal, no descarte a la diputada ELVA LIDIA VALLES OLVERA, una de las impulsoras del proyecto de GARCÍA CABEZA DE VACA, desde años atrás, mismo que se concretó al darse la alternancia.

La cosa es que a la legisladora, que no ha dejado de respetar y respaldar a su compañero de partido y Gobernador, prefirió hacerse a un lado, en tanto que su proclividad a llamar las cosas por su nombre, resultó malsonante para más de un funcionario de alto rango.

De hecho, la representante popular abonó al fortalecimiento de las relaciones políticas del mandatario, en tanto que hizo labor de promoción a favor de RAFAEL MORENO VALLE, cuando este quería convertirse en candidato a la Presidencia de la República por el PAN y otros organismos.

A la postre, MORENO VALLE se alineó con RICARDO ANAYA CORTÉS y, suponemos que en la negociación, el ex mandatario poblano tuvo fuerza para colocar en la competencia por su entidad natal a su esposa, MARÍA ÉRIKA ALONSO HIDALGO, la cual recién alcanzó la victoria, luego de no pocos escarceos durante y posterior a la jornada electoral.

Significa que VALLES OLVERA efectuó una labor notable, que podría tener su recompensa, y es factible que sea en su estado natal.

Comentarios