Roman McConn y su madre Jennifer, son los creadores y responsables de la fundación Project Freedom Ride que ubica a perros abandonados, maltratados o a punto de ser sacrificados en Texas y los rescata para después encontrarles un hogar en Washington.