Ley de Educación es ‘letra muerta’

0
29

José Gregorio Aguilar.-

Cd. Victoria, Tam.- La Sociedad Estatal de Maestros y Padres de Familia dio la bienvenida a la iniciativa que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) presentó en el Congreso del Estado en la que se propone que para acabar con las cuotas escolares, el Gobierno y los ayuntamientos se encarguen  el mantenimiento de las escuelas públicas.

Sin embargo, para Miguel Ángel Tovar Tapia, presidente de esta asociación, dicha iniciativa viene a recordar lo que establece la propia Ley General de Educación, la cual indica la obligación de los gobiernos de proporcionar los recursos necesarios para el funcionamiento y operación de los planteles.

Pero según dijo, la realidad demuestra que tanto para el mantenimiento como rehabilitación y adquisición de material pedagógico, en muchos casos son los papás de los alumnos, y hasta los maestros, los que absorben esos gastos.

Según la iniciativa de decreto, se tendría que reformar  la Ley General de Educación del Estado para añadirle el concepto sobre el financiamiento de la educación para que los gobiernos municipales y el Estado etiqueten los recursos económicos necesarios para invertirlos en el mantenimiento y atención de las necesidades materiales y de infraestructura de los planteles a fin de que estos gastos tengan que ser cubiertos por los padres de familia.

“De entrada eso ya está regulado por la Ley General de Educación y en la Constitución Política también pero para que se pueda cumplir aquí lo importante es emitir un punto de acuerdo en dos sentidos, uno de ellos que  la autoridad educativa local baje los recursos que provienen de las participaciones federales a las escuelas y que los papás de los alumnos conozcan el monto y el destino de los mismos”.

Puntualizó que la misma ley establece que debe haber transparencia y claridad en la aplicación de los recursos y que los representantes de los padres de familia tienen derecho a conocer lo que se hace con el dinero institucional.

Concluyó opinando que aunque la iniciativa es buena y positiva, se necesita que se haga efectivo y que se refleje en el mantenimiento de la escuela puesto que una de las frecuentes quejas de los papás de los alumnos es que lo que aportan a lo largo del año no se ve reflejado en el mejoramiento de los centros educativos.

 

 

 

Comentarios