Redacción El Diario

 

Hallazgos publicados por Scientific Reports, han demostrado que un gran terremoto puede causar otro sismo igual de grande al otro lado de la Tierra, investigación que fortalecería mucho la previsión de terremotos a corto plazo y sus riesgos.

 

Científicos de la Universidad Estatal de Oregón analizaron detalladamente los sismos de los últimos 44 años, y descubrieron que aquellos movimientos telúricos que sobrepasaban los 6.5 grados, desencadenaban otros temblores de 5.0 o superiores a ellos.

 

El análisis de la OSU proporcionó la primera evidencia de que, en los tres días posteriores a un terremoto de gran magnitud, elevaba las probabilidades de que surgiera otro en otro tipo de zonas.

 

“Los casos de prueba mostraron un aumento claramente detectable sobre las tasas de fondo”, dijo el autor de los estudios, Robert O’ Malley, de la Facultad de Ciencias Agrícolas de la OSU.

Comentarios