Redacción El Diario

Indiana. – Un menor de edad de ocho años perdió la vida, luego de comer una gran cantidad de metanfetaminas, luego e confundirla con su cereal de desayuno ya que se encontraba en un plato.

Según información del Huffington Post, el niño se encontraba bajo el cuidado de su padre, Curtis Gilber “N”, y según la autopsia, tenía en su sangre 180 veces más del límite letal de metanfetamina.

Las autoridades informaron que en cuanto el hombre se dio cuenta de la intoxicación de su hijo no lo llevó a un centro médico, sino con sus padres, lugar en donde le dijeron que le hablará al número de emergencias, pero este se rehusó amenazándolos con un arma de fuego y escapó.

Los abuelos del menor fueron quienes llevaron inmediatamente al menor a un hospital, sin embargo, éste murió.

Horas más tarde, la Policía logró capturar a Curtis, y fue acusado de negligencia, por lo que podría pasar hasta 40 años de prisión.

Comentarios