¿Es en serio?

0
42

Alfredo Guevara.-

Si bien lo más recomendable es dar continuidad a un trabajo ya iniciado, hay quienes consideran que los cambios deben venir para mejorar. Es por ello que el Consejero ENRIQUE DIEZ PIÑEIRO, de manera directa le pidió a SERGIO GUAJARDO MALDONADO que renuncie a la presidencia del Comité Directivo Estatal del PRI. Sabe que en política, lo que importa son los resultados y por lo mismo, los que muestra GUAJARDO de la última elección no son tan alentadores. Poco o nada se contribuyó en votos para la elección presidencial, se perdieron las nueve diputaciones federales y de los 43 ayuntamientos, el PRI solo gobernará en seis, y eso a reserva de que se den a conocer el resultado de los medios de impugnación interpuestos en instancias jurisdiccionales, porque pudieran ser menos. A lo anterior ENRIQUE le añade el mal estado en que se encuentra la estructura del Partido, el resquebrajamiento de los sectores y organizaciones como la CNOP, CNC, Instituto de la Mujer, Red Jóvenes por México, Movimiento Territorial y otras. También el escaso presupuesto que manejará el presupuesto proveniente de las prerrogativas, tomándose en cuenta que, entre menos votos, menos lana, pero sobre todo las siglas y nombre del Partido, el cual a estas alturas, representa un agravio para la gente, que a fuerza de ser sinceros, DIEZ PIÑEIRO considera que ya no quieren saber nada del PRI. Por consecuencia, el consejero estatal del Partido considera importante iniciar por el cambio de la dirigencia estatal y dar paso a lo que constituye la renovación del Consejo Político Estatal, en donde imperan más los cotos de cada grupo político en el Estado que verdaderos Consejeros, interesados por trabajar y sacar al partido adelante. ENRIQUE  tiene razón, cuando aduce que el órgano de “toma de decisiones” del partido, tiene a gente que en su momento fue impuesta por el gobernador en turno, que generalmente no asistía a las sesiones del Consejo y que cuando acudía, lo era sólo para levantar la mano. Y tiene razón, todavía figuran por ahí nombres de priístas que usaron las siglas del Partido para ocupar cargos, pero que nunca realizaron trabajo a favor del Revolucionario Institucional. DIEZ PIÑEIRO tiene 22 años de militancia en el PRI, donde nunca ha ocupado cargos de elección popular, aunque si uno que otro en la administración pública. Es una persona que, según él, se había mantenido callado, observando como en los toros, detrás de la barrera. Ahora que precisamente el PRI está por los suelos, ha mostrado interés en aspirar a la presidencia del Partido en Victoria, cuyo cargo ostenta AMBROCIO RAMÍREZ PICASO, de quien dice, poco o nada hizo de trabajo en la pasada elección concurrente, al aducir que de otra forma, no se hubiera perdido la alcaldía y menos, la diputación federal por el 05 Distrito con cabecera en Victoria. La pugna interna en el PRI apenas inicia y, como lo establece la Biblia, podrían venir cosas peores. Por ello, dependerá de SERGIO GUAJARDO MALDONADO dos cosas; mantenerse en la dirigencia estatal del Partido, apechugando ésta y otra andanada se críticas, dando continuidad al trabajo realizado o bien, hacerse a un lado, para que en realidad se inicie con la refundación del PRI, en la que debe estar inmersa el Comité Directivo Estatal, sectores y organizaciones, pero también, en la que se debe hacer a un lado la clase política tradicional. En fin.

[email protected]

 

 

Comentarios