Guadalajara, 11 Ago (Notimex).- Muchas de las psicopatologías de la mente infantil tienen su origen en la calidad de la percepción, proceso que se integra desde la llamada primera infancia o primer año de vida, aseguró el especialista del IMSS en Jalisco, José Ignacio Rendón Manjarrez.

En un comunicado, el titular del Servicio de Paidopsiquiatría de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) Hospital de Pediatría del IMSS en Jalisco, advirtió que todo deja huella en la mente evocadora, o de recuerdo.

“No porque se trate de un recién nacido significa que no sucede, no podemos pensar en que el niño no esté aprendiendo en un ambiente de discusión constante, de soledad, de desapego de sus padres y que no vaya a repercutir, así la mente lo evoque o no, el recuerdo existe”.

Explicó que en el primer año de vida, el niño desarrolla su sensopercepción a partir de los estímulos que recibe y que va asociando como imágenes mentales, mismas que van cargadas de afecto o emotividad.

“Si la calidad de la percepción del niño se ve afectada desde un principio, estará alterada para toda la vida”, reiteró.

Rendón Manjarrez subrayó que la percepción en la mente del niño, se va formando en base a la herencia y la cultura que cada individuo carga, de tal forma que desde el vientre materno se va forjando la salud mental de una persona.

“La mente no es una hoja en blanco, hay incrustaciones previas, tuvo una preparación durante nueve meses”, dijo.

A través de lo que percibe un niño o individuo adulto se formulan juicios y preceptos los cuales rigen la conducta de por vida, por lo tanto si la percepción es saludable y cementada en afectos positivos, su comportamiento será sano y tendrá una mayor adaptación a su entorno.

Señaló que la mente humana tiene característica altricial, es decir que debe madurar a la par del proceso mental, de ahí la importancia para un niño de un acompañamiento afectivo principalmente de la figura materna, la cual tiene impregnada mentalmente.

Comentarios