Catón

Catón

Catón   Avidia, codiciosa mujer, soñaba en casarse con don Crésido, añoso caballero, pero rico. Le dijo para animarlo: “Quizá tendremos hijos”. “Imposible -opuso el valetudinario-. Mis papás no me permiten tener hijos”. “¿Tus papás?” –se asombró la gold digger. “Sí –suspiró don Crésido–. La Madre Naturaleza y el Padre Tiempo”… En aquella región los […]

Catón

Catón

Catón   El viejecito y la ancianita conversaban.  Dijo él: “A veces pienso, Veterina, que Dios se equivocó en algunas cosas”. “¿Por qué supones eso, Gerontino?” -se extrañó ella. Explicó él: “Debió haber hecho que tuviéramos los bebés a los 80 años. A esa edad de cualquier modo tienes que levantarte cada tres horas”… Hay […]

Catón

Catón

Catón   Don Apoteco, farmacéutico, fue al banco y dejó la farmacia a cargo de su hijo mayor, Apotequito. Le recomendó que atendiera solamente los pedidos acompañados de receta; los otros ya los vería él a su regreso. Mas sucedió que un hombre llegó poseído por gana irrefrenable de rendir un tributo mayor a la […]

Catón

Catón

Catón   Don Augurio Malsinado, hombre a quien adversa fortuna persigue con encono, supo que aquel día no iba a ser su día. ¿Por qué lo supo? Porque al salir de su casa pisó una caca de perro. El ominoso vaticinio se cumplió, en efecto. ¿Cómo no iba a cumplirse si hasta en su nombre […]

Caton

Caton

CATON “¡Qué bien cantas, Melbina!”. “Y eso que tengo laringitis”. “¡Qué bien bailas, Melbina!”. “Y eso que tengo pies planos”. “¡Qué bien haces el amor, Melbina!”. “Y eso que tengo herpes”… El doctor Ken Hosanna salió de cacería muy temprano un domingo por la madrugada. En las afueras de la población se topó con don […]

Catón

Catón

Catón.- “¡Qué bien cantas, Melbina!”. “Y eso que tengo laringitis”. “¡Qué bien bailas, Melbina!”. “Y eso que tengo pies planos”. “¡Qué bien haces el amor, Melbina!”. “Y eso que tengo herpes”… El doctor Ken Hosanna salió de cacería muy temprano un domingo por la madrugada. En las afueras de la población se topó con don […]

Catón

Catón

Catón     Dulciflor, joven soltera, le pidió a su padre que la acompañara a un dispensario. Ahí le anunció solemnemente que estaba en trance de volverlo abuelo. “¡Santo Cielo! -profirió el señor-. ¿Y por qué para decirme eso me trajiste a un dispensario?”. Respondió, humilde, Dulciflor: “Para que me dispenses”… Don Chinguetas y doña […]

Catón

Catón

Catón   ¿Qué le sucedió a don Cornulio el día que llegó a su casa antes de lo acostumbrado? Le aconteció hallar a su mujer en la cama, sin ropa -sin ropa la mujer, digo, no la cama- y en actitud voluptuosa de Cleopatra, Olimpia  o Maja Desnuda. No sólo eso: en el sillón que […]

Catón

Catón

Catón   Con motivo del Día del Amor y la Amistad don Chinguetas le envió un gran ramo de flores a su esposa doña Macalota. Ella no tenía en mente la fecha, de modo que se preguntó: “¿Ahora qué chingaos habrá hecho este cabrón?”… Un head hunter o buscador de talentos estaba en la Ciudad […]

Catón

Catón

Catón   Dulciflor, doncella núbil, estaba en vías de tomar estado. Quiero decir que se iba a casar. Importante institución es el matrimonio. Constituye el cimiento de la sociedad. Eso explica por qué actualmente la sociedad se mira tembleque y agrietada, como casa ruinosa con los cimientos quebrantados. Dice un antiguo dicho que el hombre […]

1 2 3 38